Cómo curar el adenoma de próstata sin cirugía

Síntomas y métodos de tratamiento del adenoma de próstata en hombres.

El adenoma de próstata es un crecimiento benigno de la próstata, que se diagnostica en hombres mayores de 45 años. La enfermedad a menudo se confunde con la prostatitis, ya que tienen síntomas similares. Sin embargo, estas son enfermedades completamente diferentes: bajo prostatitis, los urólogos se refieren a la inflamación del órgano, mientras que el adenoma de próstata es una hiperplasia benigna, que se forma a partir de células del estroma o epitelio glandular.

causas

Los expertos creen que el adenoma de próstata es una patología relacionada con la edad que se desarrolla en la mayoría de los hombres debido a una disminución natural de los niveles de testosterona en el cuerpo. Este proceso va acompañado de un aumento del volumen de la próstata.

Según una versión, así es como el cuerpo trata de compensar la falta de la hormona masculina. Según otro, un crecimiento benigno de la glándula provoca estradiol, una hormona que, en niveles normales de testosterona, no tiene un efecto notable en el cuerpo masculino.

Para provocar una disminución de la testosterona en el cuerpo masculino y comenzar el proceso de formación de la próstata en los hombres puede:

  • exceso de peso con acumulación significativa de grasa en la cintura y las caderas;
  • ingesta regular de nicotina y alcohol en el cuerpo;
  • cambios ateroscleróticos en los vasos sanguíneos;
  • dieta poco saludable, comer una gran cantidad de grasas sólidas y carnes rojas;
  • hipertensión
  • inactividad física
  • enfermedades crónicas del sistema genitourinario.

No se ha demostrado la influencia de factores como la actividad sexual, la orientación sexual y las enfermedades de transmisión sexual pasadas sobre el riesgo de adenoma de próstata. Así lo confirma una investigación de la Organización Mundial de la Salud. Pero la relación entre la edad y los niveles de testosterona en los hombres se ha estudiado bastante bien.

READ
Cómo y por qué se realiza la faloplastia?

Es importante entender que una enfermedad como la hiperplasia prostática benigna es incurable. Esto significa que se puede detener el proceso de proliferación de tejidos de órganos, pero no será posible devolver la glándula a su tamaño normal por métodos conservadores. Es por ello que los médicos insisten en la necesidad de un diagnóstico precoz del adenoma de próstata, cuyos síntomas y tratamiento se describirán a continuación.

Signos y sintomas

Con el adenoma, los signos alarmantes en los hombres comienzan a aparecer desde la primera etapa de la enfermedad. Durante este período, hay un ligero aumento en la próstata y los síntomas y el tratamiento no causan muchas dificultades. Lo que puede sentir un hombre con 1 grado de adenoma:

  • aumento de las ganas de orinar hasta 10 veces durante el día y hasta 7 veces por la noche;
  • debilitamiento de la presión del chorro: incluso con la aplicación de esfuerzo, fluye a baja velocidad.

En la etapa inicial, los síntomas progresan lentamente. Pueden permanecer sin cambios durante 2 a 10 años, pero solo si se diagnostica la enfermedad y el hombre recibe un tratamiento completo.

Al pasar a la segunda etapa, el tejido prostático aumentará aún más, lo que provocará una retención urinaria aguda. Esto es lo que conduce a procesos congestivos e inflamatorios en el sistema urinario. En este caso, un hombre puede sentir los siguientes síntomas:

  • dolores sordos y arqueados en la parte inferior del abdomen, que se irradian a la parte inferior de la espalda;
  • sensación de ardor al orinar;
  • un chorro débil de orina se vuelve intermitente;

después de vaciar la vejiga, permanece la sensación de plenitud.

En la orina en la segunda etapa del adenoma de próstata, se pueden observar rastros de sangre. La micción involuntaria ocurre entre visitas al baño. Debido a la necesidad de empujar con fuerza, pueden ocurrir problemas de hernia y prolapso del recto.

Al pasar a la tercera etapa, los síntomas y el tratamiento del adenoma son los más difíciles. Debido al desbordamiento constante y la incapacidad de vaciar completamente la vejiga, se estira, se forman bolsas (divertículos) en sus paredes, en las que pueden permanecer constantemente hasta 2 litros de orina.

READ
Qué es la circuncisión ya quién se le muestra tal procedimiento?

Esto no pasa sin dejar rastro, y a las dificultades descritas anteriormente se agregan los siguientes síntomas:

  • pérdida constante de orina;
  • olor a amoníaco del cuerpo y de la boca;
  • desarrollo de cistitis crónica, uretritis y otras enfermedades.

En esta etapa, los signos incómodos en los hombres se complementan con síntomas que indican inflamación crónica e intoxicación general del cuerpo. Los pacientes se quejan de debilidad constante, pérdida de apetito, boca seca, pérdida de peso.

En esta etapa, la terapia con métodos conservadores se vuelve ineficaz, la única forma de hacer frente a la enfermedad es mediante una intervención quirúrgica. Además, al diagnóstico principal se suman problemas con los riñones (urolitiasis, pielonefritis), tracto urinario (uretritis). Además, la hiperplasia benigna puede transformarse en cáncer de próstata, y esta enfermedad se considera mortal.

¡Importante! Para evitar consecuencias del adenoma de próstata como pielonefritis crónica, urolitiasis, cáncer de próstata, los hombres deben contactar a un urólogo cuando aparezcan los primeros signos de cambios patológicos.

diagnósticos

Para diagnosticar la hiperplasia prostática benigna, se lleva a cabo un examen completo, durante el cual se examinan los signos en los hombres para detectar la ausencia de patologías con síntomas similares: cáncer de próstata, prostatitis y otros. Para ello, lleva a cabo:

  • examen digital rectal para evaluar el tamaño de la glándula prostática, el grado de su dolor, consistencia y otras características;

  • cistografía para determinar el estado de la vejiga y evaluar el volumen de orina residual;
  • diagnósticos de laboratorio de sangre y orina para determinar cambios patológicos;
  • análisis de PSA (antígeno prostático específico);

  • Ultrasonido de la próstata transrectal;
  • radiografía (si sospecha la presencia de cálculos en la vejiga)

Además, durante el diagnóstico, se puede utilizar un procedimiento de resonancia magnética o tomografía computarizada, que le permitirá evaluar el tamaño y la estructura de la próstata, determinar la presencia o ausencia de abscesos, cálculos y células malignas en ella.

terapias

Desafortunadamente, incluso la detección temprana de los síntomas y el tratamiento con medicamentos modernos no siempre permiten que la próstata vuelva a su tamaño original y evita por completo los problemas para orinar. En la mayoría de los casos, los cambios son irreversibles, pero un enfoque competente para el tratamiento del adenoma ayuda a detener el proceso patológico y prevenir complicaciones.

READ
Falta de testosterona en los hombres: signos de falta de una hormona en el cuerpo

Observaciones dinámicas

Si la enfermedad se diagnostica en una etapa temprana, en la mayoría de los casos no se aplica un tratamiento específico, sino solo hasta que los síntomas comienzan a causar molestias. En esta etapa, se aconseja a los hombres que aumenten la actividad física y reduzcan el impacto de los factores de estrés en la vida. Para reducir el riesgo de progresión de la enfermedad ayudará el rechazo de los malos hábitos y una alimentación equilibrada.

¡Importante! Incluso si el paciente no está preocupado por la retención urinaria, debe visitar a un urólogo regularmente y someterse a un examen para controlar los cambios en la glándula prostática.

Terapia conservadora e intervenciones mínimamente invasivas

En presencia de síntomas severos en las etapas 1 y 2, el tratamiento incluye tomar medicamentos:

  • bloqueadores alfa para restaurar el flujo de orina;
  • inhibidores de la 5-alfa reductasa para retrasar el crecimiento del tejido prostático;
  • medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, antiespasmódicos, analgésicos y relajantes musculares para eliminar los síntomas del dolor.

Si el tratamiento farmacológico no es efectivo o se observa una progresión de los síntomas, se prescribe un tratamiento mínimamente invasivo destinado a restaurar la permeabilidad de la uretra:

  • terapia con láser;
  • terapia de microondas;
  • ablación con aguja

Durante estos procedimientos, las manipulaciones se llevan a cabo utilizando instrumentos en miniatura que se insertan en la uretra bajo anestesia local. El propósito de los procedimientos es reducir el volumen de la próstata en el área adyacente al canal urinario.

¡Importante! Inmediatamente después de los procedimientos mínimamente invasivos, los síntomas empeoran y se observan mejoras notables después de unos días.

Tratamiento quirúrgico del adenoma

Para la intervención quirúrgica en el adenoma de próstata, es necesario tener indicaciones incondicionales, que incluyen:

  • hematuria (sangre en la orina);
  • cálculos en la vejiga;
  • gran volumen de orina residual;
  • crecimiento del lóbulo medio de la próstata;
  • insuficiencia renal
  • procesos inflamatorios y otros procesos patológicos en la próstata.
READ
Métodos de tratamiento de la fimosis

El tratamiento quirúrgico en la mayoría de los casos está planificado. Las operaciones urgentes se realizan solo con sangrado masivo y retención urinaria aguda.

Durante la cirugía en tales situaciones, la próstata se extirpa total o parcialmente. Para ello, se utilizan dos métodos:

  1. Adenomectomía: extirpación de la glándula con posterior restauración de la permeabilidad de la uretra. Tal operación se caracteriza por un alto trauma y rehabilitación a largo plazo. Raramente usado.
  2. La resección transuretral de la próstata (RTUP) es la extirpación de la glándula a través de la uretra con un resectoscopio, un instrumento en miniatura. La operación está plagada de complicaciones, pero es menos peligrosa y traumática que la adenomectomía clásica.

Después de la cirugía, el paciente puede tener dificultad para orinar debido a la inflamación del tejido y la erección. Posteriormente, se restablecen las funciones urinarias y permanece el riesgo de impotencia.

Pronóstico y prevención

El pronóstico del adenoma de próstata es positivo con la detección temprana de la enfermedad. Con una visita tardía al médico, existe la posibilidad de complicaciones mortales: sepsis, insuficiencia renal y otras.

Los expertos aseguran que el adenoma de próstata es una enfermedad común entre los hombres mayores para la que no existen medidas preventivas específicas. Para reducir el riesgo para los hombres, basta con eliminar la influencia de los factores provocadores, que incluyen:

  • sobrepeso;
  • tabaquismo y alcoholismo;
  • actividad física insuficiente;
  • enfermedades crónicas del tracto urinario.

Después de los 40 años, se recomienda a los hombres que visiten el consultorio del urólogo anualmente. Esto ayudará a identificar cambios patológicos en las primeras etapas, cuando se puede prescindir del tratamiento conservador y mínimamente invasivo. Consejos de un urólogo para la prevención del adenoma de próstata, vea el video:

Rating
( No ratings yet )
Like this post? Please share to your friends:
Leave a Reply

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: