Cómo tratar el adenoma de próstata: métodos de tratamiento

La elección del tratamiento para el adenoma de próstata depende de muchos factores: la gravedad de los síntomas del tracto urinario inferior, la presencia de complicaciones, la presencia de enfermedades concomitantes, las preferencias del paciente, etc.

Los pacientes con trastornos urinarios menores (menos de 7 puntos en la escala I-PSS) o síntomas moderados de adenoma de próstata (de 8 a 19 puntos en la escala I-PSS), que no afectan significativamente la calidad de vida, solo necesitan observación.

en trastornos moderados de la micciónque causen una preocupación significativa al paciente, se pueden usar métodos médicos o mínimamente invasivos para tratar la enfermedad.

Con manifestaciones graves de adenoma (más de 20 puntos en la escala I-PSS), un deterioro significativo en la calidad de vida del paciente, el desarrollo de complicaciones de la enfermedad, el paciente necesita tratamiento quirúrgico.

Métodos de tratamiento del adenoma de próstata.
  • Tácticas expectantes;
  • Tratamiento farmacológico del adenoma de próstata;
  • Tratamiento mínimamente invasivo del adenoma de próstata:
  • TUNA: ablación transuretral con aguja;
  • TUMT: termoterapia transuretral con microondas;
  • PVP: Vaporización Fotoselectiva;
  • HIFU: Ultrasonido Focalizado de Alta Intensidad;
  • HoLAP, HoLEP: ablación con láser de holmio (enucleación) de adenoma de próstata;
  • vaporización transuretral de adenoma de próstata;
  • Terapia con láser intersticial;
  • TUBD: dilatación transuretral;
  • colocación de stent;
  • Resección transuretral/disección de adenoma de próstata;
  • Adenomectomía laparoscópica;
  • Adenomectomía abierta;
  • Tratamiento del adenoma de próstata con preparaciones a base de hierbas.

Como puede ver, existen bastantes métodos para tratar el adenoma de próstata. Describiremos estos métodos con fines de familiarización.

Tácticas expectantes

Componentes de las tácticas expectantes no son solo un seguimiento periódico, sino también informar al paciente, un estilo de vida saludable y prevenir la progresión de la enfermedad.

Según las recomendaciones de la Asociación Europea de Urología, un hombre debe visitar a un urólogo una vez al año para controlar el curso de la enfermedad. Cada año, el paciente completa el I-PSS (Escala internacional de calificación de síntomas prostáticos), pasa el análisis para el nivel de PSA, se somete a un examen rectal digital y examen de ultrasonido transrectal. El seguimiento anual permite no solo controlar el curso del adenoma de próstata, sino también detectar el cáncer de próstata.

Puede leer sobre cambios en el estilo de vida y prevención de la progresión de la enfermedad en el artículo “Prevención del adenoma de próstata”.

¿Esperar o tratar?

Muchos hombres con adenoma están atormentados por la misma pregunta: “¿Qué debo hacer? ¿Esperar y observar o tratar de inmediato? La respuesta a esta pregunta es ambigua. Aquí hay un ejemplo de un estudio científico que puede ayudarlo a tomar una decisión. El mayor problema en la elección de las tácticas de tratamiento existe en los hombres cuyos síntomas se estiman en 10-20 puntos en la escala de síntomas prostáticos I-PSS (es decir, moderados). Fueron estos hombres los que participaron en un estudio científico que comparó los resultados y la eficacia de la resección transuretral de la hiperplasia benigna y el manejo expectante. 280 hombres aceptaron la cirugía (Grupo 276) y 66 optaron por el manejo expectante (Grupo 15). Al mismo tiempo, todos los hombres tenían aproximadamente los mismos “signos”: la edad promedio era de 27 años, el índice promedio en la escala I-PSS era de 12 a 6 puntos, la velocidad del chorro urinario era de 8 ml/seg. Todos los hombres visitaron la clínica de XNUMX a XNUMX semanas después del inicio del estudio y luego dos veces al año durante tres años. ¿Cuáles son los resultados de los científicos?

READ
Qué es mejor: Alicaps o Sealex?

Se observaron malos resultados del tratamiento en 23 de 280 (8,2 %) hombres que se sometieron a resección transuretral y en 47 de 276 (17 %) hombres que no se sometieron a cirugía. Del segundo grupo de hombres estudiados, el 24% de los hombres expresaron posteriormente el deseo de realizar una resección transuretral del adenoma de próstata, mientras que cuanto más preocupado estaba el hombre por los síntomas antes del inicio del estudio, más a menudo y antes accedían a la cirugía. .

Los hombres que inicialmente se sometieron a cirugía informaron un mayor alivio de los síntomas (más de 10 puntos) en comparación con los pacientes del grupo de observación (se observó una mejoría de no más de 6 puntos). La velocidad del chorro urinario aumentó después de la cirugía y no cambió en los hombres no tratados.

El efecto del tratamiento dependía de cuánto le molestaban al hombre los síntomas de la enfermedad antes del inicio del estudio.

Los científicos concluyeron: La cirugía es la mejor opción para pacientes con síntomas leves y molestos.. Para los hombres a quienes el adenoma de próstata no les causa una preocupación significativa, el manejo expectante es adecuado.

Tratamiento farmacológico del adenoma de próstata

Para el tratamiento farmacológico del adenoma de próstata, se utilizan dos grupos de fármacos: bloqueadores alfa e inhibidores de la 5-alfa-reductasa.

bloqueadores alfa – Los medicamentos que se usan a menudo para tratar la hipertensión también se pueden usar para tratar la hiperplasia prostática benigna. Su mecanismo de acción se basa en la relajación de las fibras musculares lisas de la próstata y el cuello de la vejiga, lo que conduce a una disminución de la obstrucción uretral y al alivio de los síntomas del tracto urinario inferior. A diferencia de los inhibidores de la 5-alfa-reductasa, los bloqueadores alfa no reducen el tamaño de la glándula. El efecto del tratamiento ya se observa en la segunda semana desde el inicio de la toma de los medicamentos.

Los bloqueadores alfa incluyen los siguientes medicamentos: tamsulosina, alfuzosina, terazosina, doxazosina, etc.

Inhibidores de la 5-alfa reductasa – el segundo grupo de medicamentos utilizados para tratar la hiperplasia prostática benigna. Los inhibidores de la 5-alfa reductasa hacen que la glándula se reduzca de tamaño, lo que alivia los síntomas de la enfermedad. A diferencia de los bloqueadores alfa, el efecto terapéutico de tomar inhibidores de la 5-alfa-reductasa se desarrolla lentamente y el efecto se nota solo después de 6 a 12 meses desde el inicio de la toma de los medicamentos.

Tanto los bloqueadores alfa como los inhibidores de la 5-alfa-reductasa tienen sus propias ventajas y desventajas, indicaciones y contraindicaciones para la prescripción, así como efectos secundarios, que puede leer con más detalle en el artículo “Medicamentos para el tratamiento del adenoma de próstata”. .

Actualmente, dos fármacos de este grupo están disponibles para el tratamiento del adenoma de próstata: finasteride y dutasteride.

READ
Cómo tratar la infertilidad masculina: solucionar el problema
Tratamiento mínimamente invasivo del adenoma de próstata

Si sufres de hiperplasia prostática benigna y no quieres tomar más medicación, te pueden interesar los tratamientos mínimamente invasivos.

¿Qué hace que el tratamiento sea mínimamente invasivo?

Tratamiento mínimamente invasivo del adenoma de próstata Imagen. La figura muestra un endoscopio insertado a través de la uretra hasta la próstata.

Según la Asociación Estadounidense de Urología, los tratamientos mínimamente invasivos para la BPH ayudan a aliviar los síntomas del tracto urinario inferior, cuando falla la farmacoterapia. Estos procedimientos son mínimamente invasivos debido a que para su realización se utilizan instrumentos de alta tecnología con pequeñas cámaras (endoscopios). Los procedimientos se realizan transuretralmente, es decir. a través de los instrumentos a la próstata a través de la abertura externa de la uretra, sin violar la integridad de la piel. Para extracción de tejido glandular se utiliza la energía del calor o del frío, la electrovaporización, el láser y otras tecnologías de última generación.

Beneficios del tratamiento mínimamente invasivo

Muchos pacientes prefieren tratamientos mínimamente invasivos para la BPH por muchas razones. En primer lugar, algunos de ellos se pueden realizar de forma ambulatoria. En segundo lugar, le permite evitar tomar medicamentos y el desarrollo de sus efectos secundarios. En tercer lugar, el período de recuperación es más rápido, el síndrome de dolor se expresa levemente, etc. En cuarto lugar, algunos urólogos notan una menor incidencia de complicaciones y efectos secundarios.

Desventajas del tratamiento mínimamente invasivo

A pesar de una serie de ventajas, también debe tener en cuenta las desventajas de los métodos mínimamente invasivos para tratar la BPH. Durante el procedimiento, los tejidos de las glándulas pueden destruirse y su examen para excluir el cáncer es imposible. Dado que las técnicas son relativamente nuevas, aún no hay suficiente investigación científica sobre los resultados a largo plazo del tratamiento.

Se puede encontrar información más detallada en el artículo “Métodos modernos de tratamiento del adenoma de próstata”.

Resección transuretral y disección (incisión) de adenoma de próstata

Resección transuretral de adenoma de próstata es la operación más común para el tratamiento de la hiperplasia prostática benigna. La resección transuretral ha sido y sigue siendo el “estándar de oro” para el tratamiento del adenoma de próstata. Al igual que las técnicas mínimamente invasivas, la resección transuretral se realiza mediante un equipo endoscópico que se inserta a través de la abertura externa de la uretra. Usando un lazo especial, el cirujano corta el exceso de tejido prostático, expandiendo la luz de la uretra. Si el tamaño de la glándula es de hasta 30 cmXNUMX, entonces el médico puede simplemente infligir muescas, logrando así una expansión de la luz de la uretra: esta es una disección transuretral (incisión) del adenoma de próstata. Puede encontrar información más detallada sobre estas operaciones en el artículo “Resección transuretral de adenoma de próstata”.

Adenomectomía laparoscópica y abierta

Adenomectomía laparoscópica y abierta

Se realizan adenomectomías laparoscópicas y abiertas para adenomas grandes. Corrientemente las operaciones abiertas se realizan cada vez con menos frecuencia, y son reemplazadas casi por completo por las técnicas laparoscópicas, que tienen muchas ventajas sobre las intervenciones quirúrgicas abiertas. Para obtener más información, consulte el artículo “Extirpación laparoscópica de adenoma de próstata”.

READ
Circuncisión en hombres adultos: ¿duele?

Al contactarnos, recibirá la información más confiable sobre el tratamiento del adenoma de próstata con métodos modernos. También en nuestra clínica, podemos ofrecerle toda la gama de operaciones modernas de eliminación de adenomas.

El adenoma de la glándula prostática (próstata) es un crecimiento benigno de su tejido glandular, lo que conduce a un aumento en el volumen del órgano. Debido a esto, el hombre comienza a quejarse de dificultad para orinar que, si no se trata, puede convertirse en una retención urinaria aguda.

Sobre la enfermedad

El adenoma de próstata es una enfermedad muy común. Cuanto más envejece un hombre, mayor es el riesgo de desarrollar patología. Según las estadísticas, la enfermedad se detecta en cada cuarto paciente de 40 a 50 años. En el grupo de 50 a 70 años, la incidencia aumenta al 50-65%, y después de los 80, 9 de cada 10 hombres sufren de adenoma. Al mismo tiempo, solo la mitad de los pacientes tienen trastornos de la micción, en el resto, la patología es casi asintomática.

Clasificación del adenoma de próstata

Según el tamaño de la neoplasia, existen cuatro tipos de adenoma de próstata:

  • pequeño: volumen no superior a 5 cm3;
  • medio: el volumen es de 5-8 cm3;
  • grande: 8-25 cm3;
  • gigante: el volumen supera los 25 cm3.

Además, durante el curso de la enfermedad, se distinguen tres etapas:

  • compensado: un hombre tiene trastornos urinarios mínimos;
  • subcompensado: acompañado de un cuadro clínico vívido;
  • descompensado (etapa de ischuria paradójica): el paciente desarrolla retención urinaria persistente, la micción independiente es casi imposible.

Síntomas del adenoma de próstata

La gravedad de los signos de adenoma de próstata depende de la etapa de desarrollo de la enfermedad. El síntoma principal de la patología son los trastornos de la micción. Ocurren en el contexto de la compresión de la uretra prostática agrandada.

En una etapa temprana (compensada), un hombre puede notar una disminución en la presión de la orina, especialmente pronunciada por la mañana, así como un aumento en el uso del baño, incluso por la noche. A medida que avanza en la etapa subcompensada, la urgencia de orinar se vuelve imperativa, su número aumenta y el volumen de líquido liberado a la vez, por el contrario, disminuye. Después de ir al baño, hay una sensación de vaciado incompleto de la vejiga. Para orinar por completo, debe tensar los músculos abdominales. El chorro de orina se vuelve lento e intermitente. Ya en esta etapa, el paciente puede experimentar síntomas de insuficiencia renal: sed, aumento en la cantidad de orina.

El principal síntoma de la etapa descompensada del adenoma de próstata es la retención urinaria (ischuria). Un hombre siente constantemente la necesidad de vaciar su vejiga, pero prácticamente no puede hacerlo. La orina se excreta en porciones muy pequeñas, muchas veces saliendo gota a gota fuera del intento de orinar. En este caso, la vejiga permanece llena y muy dolorosa. Debido al aumento de la presión de la orina, comienza a subir de nuevo a lo largo del tracto urinario, lo que lleva al desarrollo de hidronefrosis y, si no se trata, insuficiencia renal crónica.

READ
Cómo los hombres pueden aumentar el tiempo de las relaciones sexuales

Causas del desarrollo del adenoma de próstata.

Las causas exactas del desarrollo del adenoma de próstata aún no se han identificado. Existe la opinión de que esta enfermedad está asociada con la prostatitis crónica, pero por el momento esta versión no ha encontrado una confirmación confiable. El riesgo de la enfermedad aumenta junto con una disminución en el nivel de andrógenos en la sangre en el contexto del envejecimiento. Además, los factores predisponentes incluyen:

  • obesidad;
  • diabetes mellitus;
  • trastornos metabólicos;
  • una gran cantidad de alimentos grasos y carnes rojas en la dieta;
  • herencia

Diagnóstico de adenoma de próstata

El diagnóstico de adenoma de próstata lo realiza un urólogo. Analiza las quejas del paciente, aclara la historia (el momento de aparición de síntomas específicos, enfermedades anteriores, patologías crónicas existentes, características de herencia y estilo de vida, etc.). Luego se realiza un examen, durante el cual el médico palpa la próstata a través del recto. Ya en esta etapa, detecta un aumento característico. Para confirmar el diagnóstico, aclarar el tamaño del adenoma, se realizan exámenes adicionales:

  • Ultrasonido de la próstata;
  • Ultrasonido de los riñones;
  • Ultrasonido de la vejiga con determinación de la cantidad de orina residual;
  • revisión y urografía excretora;
  • cistoscopia
  • urofluometría;
  • pruebas básicas: analíticas generales de sangre y orina, analíticas bioquímicas de sangre, etc.;
  • Análisis de antígeno prostático específico (PSA).

Si el médico tiene sospechas de la naturaleza maligna de la neoplasia, se realiza una biopsia de próstata: se toma una pequeña muestra de tejido, seguida de un examen histológico.

Muchos hombres se avergüenzan de ver a un médico en relación con el adenoma de próstata, especialmente si las manifestaciones de la enfermedad aún no afectan la calidad de la vida cotidiana. Esto es un gran error. La enfermedad se trata con éxito. Cuanto antes se inicie la terapia, más fácil será hacer frente a la patología sin cirugía.

Si se retrasa con el tratamiento, el adenoma de próstata a menudo causa complicaciones. Estas son, en primer lugar, enfermedades inflamatorias: pielonefritis, vesiculitis, uretritis, orquitis, orquiepididimitis, etc., así como urolitiasis. Además, el constante desbordamiento de la vejiga provoca un deterioro de su inervación, a consecuencia de lo cual el paciente desarrolla enuresis. Existe el riesgo de degeneración maligna del adenoma de próstata. No debemos olvidarnos del daño renal, que puede provocar insuficiencia renal crónica.

Tratamiento del adenoma de próstata

En la etapa inicial del desarrollo del adenoma, se permite la terapia conservadora de la enfermedad. Al paciente se le recetan medicamentos que facilitan el vaciado de la vejiga, así como remedios sintomáticos para eliminar las complicaciones (antibióticos, preparaciones de interferón, etc.).

Si la enfermedad ha alcanzado una etapa de desarrollo subcompensada, la única opción de tratamiento eficaz es la cirugía. Los médicos usan varios métodos para eliminar la patología:

  • resección transuretral de la próstata (TUR): escisión de tejidos demasiado grandes a través de la uretra;
  • electrovaporización transuretral (TUVP): una alternativa a la TURP, que utiliza un láser para vaporizar parte de la glándula;
  • vaporización con láser o enucleación: eliminación de tejidos alterados con láser;
  • adenomectomía: clásica escisión del adenoma con bisturí;
  • embolización de las arterias de la próstata: bloqueo del vaso con un material especial, como resultado de lo cual el adenoma deja de recibir nutrición y disminuye gradualmente de tamaño.
READ
Cómo puede recuperarse completamente de la enfermedad de la prostatitis?

La elección de un método específico depende de la edad del paciente, su actividad sexual, el tamaño del adenoma, la presencia o ausencia de complicaciones o enfermedades concomitantes. Cuando es posible, los médicos eligen siempre el método de tratamiento menos invasivo para que el paciente pueda volver rápidamente a su estilo de vida normal.

Prevención del adenoma de próstata

Para reducir el riesgo de desarrollar adenoma de próstata, se recomienda que un hombre lleve el estilo de vida más saludable:

  • comer una dieta equilibrada, no abusar de los alimentos grasos;
  • evitar comer en exceso;
  • mantener el peso corporal bajo control;
  • evitar la hipodinamia;
  • tratar oportunamente las enfermedades inflamatorias del sistema genitourinario.
  • prevenir la infección con enfermedades venéreas.

Además, todo hombre mayor de 40 años (y antes si hay factores de riesgo) debe visitar a un urólogo anualmente y someterse a un examen de próstata de rutina. Entonces el médico podrá detectar el adenoma en una etapa temprana, cuando aún es asintomático y tomar medidas para eliminarlo.

Rehabilitación

Después de la cirugía del adenoma de próstata, el paciente permanece en la clínica de 1 a 5 días, según el tipo de intervención. Después del alta, es necesario tomar los medicamentos recetados por el médico, evitar la actividad física y las relaciones sexuales, no nadar en cuerpos de agua abiertos o públicos y no sobrecalentarse. El tiempo de recuperación varía de un paciente a otro. En promedio, es de 1-2 meses.

  1. Razin Maxim Petrovich, Sukhikh Nikolai Konstantinovich, Galkin Valery Nikolaevich. Urología pediátrica – andrología. GEOTAR-Medios, 2011
  2. Loiko V.S., Kulakhmetova D.R., Davydov A.P. Tratamiento complejo de pacientes con adenoma de próstata en un curso combinado con prostatitis crónica // BMIK. 2015. Nº 4.
  3. Leshchenko Igor Georgievich, Bratchikov Oleg Ivanovich, Shatokhina Irina Viktorovna, Akimov Aleksey Igorevich Resección transuretral del adenoma de próstata: la operación de elección en pacientes geriátricos // Boletín del Instituto Médico Reaviz: rehabilitación, médico y salud. 2018. Nº 4 (34).
  4. Fatkhullin A. G., Pozdnyak A. O. La relación del metabolismo de los andrógenos en hombres con disfunción sexual en diversas enfermedades endocrinas y urológicas // PM. 2012. Nº 9 (65).
  5. Zubkov E. A., Zubkov A. Yu., Sitdykov E. N. Prevención de complicaciones obstructivas de la adenomectomía transvesical // Boletín médico de Bashkortostán. 2013. №3.

Preguntas populares

¿Es posible curar el adenoma de próstata con remedios caseros?

No. No existen métodos populares efectivos para el tratamiento del adenoma. Simplemente perderá un tiempo precioso.

¿Es posible prescindir de la cirugía?

Pueden. Si se detecta hiperplasia benigna en una etapa temprana de desarrollo, será suficiente una terapia conservadora. Si el adenoma progresa, el médico prescribirá un tratamiento mínimamente invasivo, tras el cual el paciente se recuperará rápidamente.

¿Un adenoma siempre degenera en un tumor maligno?

No, no siempre. Sin embargo, todos los pacientes deben ser examinados regularmente por un médico para notar cambios a tiempo.

Rating
( No ratings yet )
Like this post? Please share to your friends:
Leave a Reply

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: