Consecuencias de la prostatitis: ¿por qué es peligroso no tratar?

¿Qué es la prostatitis crónica y aguda peligrosa en los hombres?

Imagen

El tercer lugar en la lista de las patologías más populares del sistema genitourinario en los hombres lo ocupa con confianza la prostatitis. La enfermedad es una inflamación de la glándula prostática de naturaleza aguda o crónica. En la Clínica Dra. AkNer puede someterse a un examen completo, recibir la terapia adecuada y prevenir las consecuencias de la prostatitis. El centro de Urología, Ginecología y Reproductología emplea a los mejores especialistas de la capital, hay equipos ultramodernos para diagnóstico y fisioterapia.

Sobre patología

La enfermedad se desarrolla exclusivamente en hombres, ya que las mujeres no tienen próstata. Puede comenzar de forma aguda o ser asintomática durante mucho tiempo. Como regla general, la enfermedad afecta los sistemas excretor y reproductivo. Dado que los síntomas no son específicos, los pacientes suelen atribuirlos al exceso de trabajo, al estrés o al malestar general. Las principales manifestaciones de la prostatitis son:

malestar en el área genital;

chorro débil de orina;

disminución del deseo sexual;

Es importante comprender que sin el tratamiento médico adecuado, la prostatitis progresa y puede provocar una serie de complicaciones. La enfermedad es típica de hombres mayores de 30 años, los factores de riesgo son un estilo de vida sedentario, una dieta desequilibrada, el incumplimiento de la higiene sexual, poca actividad física.

Prostatitis crónica y aguda

Consecuencias de la prostatitis aguda

Muchos hombres subestiman el peligro de la prostatitis y no buscan ayuda médica de manera oportuna. Como regla general, la primera manifestación es aguda, los síntomas del sistema genitourinario son bastante pronunciados, puede haber malestar general, fiebre.

Una de las posibles causas de la patología son las infecciones sexuales, por lo que el proceso inflamatorio en la glándula prostática puede indicar una infección por una ETS, que también requiere tratamiento médico oportuno.

Si un hombre descuida los síntomas, la enfermedad se vuelve crónica. Se caracteriza por un curso más lento, produce menos molestias en las primeras etapas, pero causa una serie de problemas tanto en el sistema excretor como en el reproductivo.

Complicaciones de la forma crónica.

Las consecuencias de la prostatitis crónica en los hombres no solo afectan la salud de la glándula prostática, sino que también afectan el sistema reproductivo en su conjunto. Los procesos inflamatorios pueden causar infecciones de vejiga, riñones, testículos y vesículas seminales. La forma crónica es peligrosa con las siguientes complicaciones:

vesiculitis (infección de las vesículas seminales);

absceso de próstata;

quistes de próstata;

Un proceso inflamatorio crónico afecta la salud en general, provoca una disminución de la inmunidad y hace que el cuerpo sea más vulnerable a las infecciones.

La prostatitis es la causa de la esclerosis de la glándula. Durante la lesión, las células glandulares sanas son reemplazadas por tejido conectivo. Es por eso que la patología se considera uno de los factores que provocan el desarrollo del adenoma de próstata. Hay estudios médicos que demuestran un vínculo entre la prostatitis crónica y el cáncer de próstata.

READ
Varias revisiones sobre el tratamiento de la prostatitis.

Cómo la patología afecta la vida sexual.

Qué tan peligrosa es la prostatitis crónica para la vida personal es una pregunta que preocupa a muchos hombres. Según las estadísticas, casi un tercio de los pacientes que padecen patología experimentan dificultades en su vida sexual. La violación del trabajo de la glándula conduce a una disminución de la potencia, empeora la calidad del esperma y provoca la eyaculación precoz. La disfunción eréctil a menudo se observa en pacientes, debido al foco inflamatorio, un hombre puede experimentar dolor en el perineo durante las relaciones sexuales.

Los síntomas aumentan con el tiempo, lo que conduce a una disminución de la actividad sexual e incluso a un rechazo total de las relaciones sexuales. Tal situación afecta negativamente el estado psicoemocional de un hombre, crea tensión en las relaciones familiares y reduce significativamente la calidad de vida.

El proceso inflamatorio afecta el funcionamiento de las vesículas seminales, lo que a su vez provoca graves problemas de fertilidad y conduce a la infertilidad masculina.

¿Qué tan peligrosa es la prostatitis crónica?

Consecuencias negativas de la prostatitis para una pareja

El peligro para los demás de una persona con prostatitis existe durante el contacto sexual. Muy a menudo, la patología es causada por una infección, por lo que un hombre puede transmitirla a su pareja. La posibilidad de infección se reduce mediante el uso de anticonceptivos de barrera. El paciente puede no ser consciente de una lesión tisular infecciosa, por lo que es posible la infección de la pareja sexual, incluso en ausencia de síntomas graves.

El tratamiento efectivo de la prostatitis es ofrecido por el Dr. Akner en Moscú. La terapia depende del tipo de patología y la etapa de su desarrollo. En el curso del tratamiento, se pueden prescribir medicamentos, fisioterapia. Debe entenderse que el tratamiento en las primeras etapas de la enfermedad reduce significativamente la duración del tratamiento y contribuye a un pronóstico favorable.

prostatitis

prostatitis Es una enfermedad inflamatoria de la glándula prostática. Se manifiesta por micción frecuente, dolor en el pene, escroto, recto, trastornos sexuales (disfunción eréctil, eyaculación precoz, etc.), a veces retención urinaria, sangre en la orina. El diagnóstico de prostatitis lo establece un urólogo o un andrólogo de acuerdo con un cuadro clínico típico, los resultados de un examen rectal. Además, se realiza una ecografía de la próstata, bakposev de secreción prostática y orina. El tratamiento es conservador: terapia con antibióticos, inmunoterapia, masaje de próstata, corrección del estilo de vida.

ICD-10

prostatitis

Visión de conjunto

La prostatitis es una inflamación de la glándula seminal (próstata), la próstata. Es la enfermedad más común del sistema genitourinario en los hombres. Afecta con mayor frecuencia a pacientes de 25 a 50 años. Según diversos datos, el 30-85% de los hombres mayores de 30 años sufren de prostatitis. Posible formación de abscesos de la glándula prostática, inflamación de los testículos y apéndices, lo que amenaza la infertilidad. El ascenso de la infección conduce a la inflamación del sistema genitourinario superior (cistitis, pielonefritis).

READ
Prostasabal para hombres: opiniones

La patología se desarrolla con la penetración de un agente infeccioso que ingresa al tejido de la próstata desde los órganos del sistema genitourinario (uretra, vejiga) o desde un foco inflamatorio distante (con neumonía, influenza, amigdalitis, furunculosis).

prostatitis

Causas de la prostatitis

Como agente infeccioso en un proceso agudo, pueden actuar Staphylococcus aureus (Staphylococcus aureus), Enterococcus (Enterococcus), Enterobacter (Enterobacter), Pseudomonas (Pseudomonas), Proteus (Proteus), Klebsiella (Klebsiella) y Escherichia coli (E. coli) . La mayoría de los microorganismos pertenecen a la flora condicionalmente patógena y causan prostatitis solo en presencia de otros factores predisponentes. La inflamación crónica generalmente se debe a asociaciones polimicrobianas.

El riesgo de desarrollar la enfermedad aumenta con la hipotermia, antecedentes de infecciones y condiciones específicas acompañadas de congestión en los tejidos de la próstata. Existen los siguientes factores predisponentes:

  • Hipotermia general (única o permanente, asociada a las condiciones de trabajo).
  • Un estilo de vida sedentario, una especialidad que obliga a una persona a estar en una posición sentada durante mucho tiempo (operador de computadora, conductor, etc.).
  • Estreñimiento constante.
  • Violaciones del ritmo normal de la actividad sexual (actividad sexual excesiva, abstinencia prolongada, eyaculación incompleta durante una relación sexual “habitual” sin coloración emocional).
  • La presencia de enfermedades crónicas (colecistitis, bronquitis) o focos infecciosos crónicos en el cuerpo (osteomielitis crónica, caries no tratadas, amigdalitis, etc.).
  • Enfermedades urológicas pasadas (uretritis, cistitis, etc.) y enfermedades de transmisión sexual (clamidia, tricomoniasis, gonorrea).
  • Condiciones que causan supresión del sistema inmunológico (estrés crónico, irregular y desnutrición, falta regular de sueño, sobreentrenamiento en atletas).

Se supone que el riesgo de desarrollar patología aumenta con la intoxicación crónica (alcohol, nicotina, morfina). Algunos estudios en el campo de la andrología moderna demuestran que el trauma perineal crónico (vibración, conmoción cerebral) en automovilistas, motociclistas y ciclistas es un factor provocador. Sin embargo, la gran mayoría de los expertos cree que todas estas circunstancias no son las causas reales de la enfermedad, sino que solo contribuyen a la exacerbación del proceso inflamatorio latente en los tejidos de la próstata.

La congestión en los tejidos de la próstata juega un papel decisivo en la aparición de prostatitis. La violación del flujo sanguíneo capilar provoca un aumento en la peroxidación de lípidos, edema, exudación de los tejidos de la próstata y crea condiciones para el desarrollo de un proceso infeccioso.

Los síntomas de la prostatitis

Prostatitis aguda

Hay tres etapas de prostatitis aguda, que se caracterizan por la presencia de un cuadro clínico determinado y cambios morfológicos:

  • catarral agudo. Los pacientes se quejan de micción frecuente, a menudo dolorosa, dolor en el sacro y el perineo.
  • folicular aguda. El dolor se vuelve más intenso, a veces irradiado al ano, agravado por la defecación. La micción es difícil, la orina sale en un chorro delgado. En algunos casos, hay retención urinaria. Es típica la condición subfebril o la hipertermia moderada.
  • parenquimatoso agudo. Intoxicación general severa, hipertermia hasta 38-40°C, escalofríos. Trastornos disúricos, a menudo – retención urinaria aguda. Dolores agudos, palpitantes en el perineo. Dificultad en la defecación.
READ
Medicamentos y remedios efectivos para el tratamiento de la prostatitis en los hombres.

Prostatitis crónica

En casos raros, la prostatitis crónica se convierte en el resultado de un proceso agudo; sin embargo, por regla general, se observa un curso crónico primario. La temperatura sube ocasionalmente a valores subfebriles. El paciente nota un ligero dolor en el perineo, molestias durante el acto de orinar y defecar. El síntoma más característico es la escasa secreción de la uretra durante la defecación. La forma crónica primaria de la enfermedad se desarrolla durante un período de tiempo considerable. Está precedida por la prostatosis (estancamiento de la sangre en los capilares), convirtiéndose gradualmente en una prostatitis abacteriana.

La prostatitis crónica es a menudo una complicación del proceso inflamatorio causado por el agente causante de una infección específica (clamidia, tricomonas, ureaplasma, gonococo). Los síntomas de un proceso inflamatorio específico en muchos casos enmascaran las manifestaciones del daño de la próstata. Quizás un ligero aumento del dolor al orinar, dolor leve en el perineo, escasa secreción de la uretra durante la defecación. Un ligero cambio en el cuadro clínico suele pasar desapercibido para el paciente.

La inflamación crónica de la glándula prostática puede manifestarse por una sensación de ardor en la uretra y el perineo, disuria, trastornos sexuales, aumento de la fatiga general. La consecuencia de las violaciones de la potencia (o el miedo a estas violaciones) a menudo se convierte en depresión mental, ansiedad e irritabilidad. El cuadro clínico no siempre incluye todos los grupos de síntomas enumerados, difiere en diferentes pacientes y cambia con el tiempo. Hay tres síndromes principales característicos de la prostatitis crónica: dolor, disuria, trastornos sexuales.

No hay receptores del dolor en el tejido de la próstata. La causa del dolor en la prostatitis crónica se vuelve casi inevitable debido a la abundante inervación de los órganos pélvicos, la participación en el proceso inflamatorio de las vías nerviosas. Los pacientes se quejan de dolor de intensidad variable, desde un sueño débil y doloroso hasta un sueño intenso e inquietante. Hay un cambio en la naturaleza del dolor (intensificación o debilitamiento) con la eyaculación, actividad sexual excesiva o abstinencia sexual. El dolor se irradia al escroto, sacro, perineo, a veces a la región lumbar.

Como resultado de la inflamación en la prostatitis crónica, el volumen de la próstata aumenta, comprimiendo la uretra. La luz del uréter se reduce. El paciente tiene ganas frecuentes de orinar, una sensación de vaciado incompleto de la vejiga. Como regla general, los fenómenos disúricos se expresan en las primeras etapas. Luego se desarrolla una hipertrofia compensatoria de la capa muscular de la vejiga y los uréteres. Los síntomas de disuria durante este período se debilitan y luego vuelven a aumentar con la descompensación de los mecanismos de adaptación.

En las etapas iniciales, se puede desarrollar dispotencia, que se manifiesta de manera diferente en diferentes pacientes. Los pacientes pueden quejarse de erecciones nocturnas frecuentes, orgasmos borrosos o empeoramiento de las erecciones. La eyaculación acelerada se asocia con una disminución en el nivel umbral de excitación del centro orgásmico. Las sensaciones dolorosas durante la eyaculación pueden provocar el rechazo de la actividad sexual. En el futuro, las disfunciones sexuales se vuelven más pronunciadas. En la etapa avanzada, se desarrolla la impotencia.

READ
Cuándo y cómo se debe tomar un espermograma?

El grado de trastorno sexual está determinado por muchos factores, incluida la constitución sexual y el estado de ánimo psicológico del paciente. Las violaciones de la potencia y la disuria pueden deberse tanto a cambios en la glándula prostática como a la sugestionabilidad del paciente, quien, si tiene prostatitis crónica, espera el desarrollo inevitable de trastornos sexuales y trastornos de la micción. Especialmente a menudo, la dispotencia psicógena y la disuria se desarrollan en pacientes ansiosos y sugestionables.

La impotencia, ya veces la misma amenaza de posibles trastornos sexuales, es difícil de tolerar para los pacientes. A menudo hay un cambio de carácter, irritabilidad, odio, preocupación excesiva por la propia salud e incluso “preocupación por la enfermedad”.

Complicaciones

En ausencia de un tratamiento oportuno de la prostatitis aguda, existe un riesgo significativo de desarrollar un absceso de próstata. Con la formación de un foco purulento, la temperatura corporal del paciente aumenta a 39-40 ° C y puede volverse de naturaleza agitada. Períodos de calor se alternan con escalofríos severos. Los dolores agudos en el perineo dificultan la micción y hacen imposible la defecación.

El aumento del edema prostático conduce a una retención urinaria aguda. En raras ocasiones, un absceso se rompe espontáneamente en la uretra o el recto. Cuando se abre, aparece en la uretra orina purulenta y turbia con un olor acre desagradable; cuando se abre, las heces contienen pus y moco en el recto.

La prostatitis crónica se caracteriza por un curso ondulante con períodos de remisiones a largo plazo, durante los cuales la inflamación en la próstata está latente o se manifiesta con síntomas extremadamente pobres. Los pacientes a los que nada les molesta a menudo interrumpen el tratamiento y recurren solo cuando se desarrollan complicaciones.

La propagación de la infección a través del tracto urinario provoca la aparición de pielonefritis y cistitis. La complicación más común del proceso crónico es la inflamación de los testículos y el epidídimo (epdídimo-orquitis) y la inflamación de las vesículas seminales (vesiculitis). El resultado de estas enfermedades es a menudo la infertilidad.

diagnósticos

El cuadro clínico característico simplifica el proceso de diagnóstico en prostatitis aguda y crónica. Es obligatorio:

El tratamiento de la prostatitis

Tratamiento de la prostatitis aguda

Los pacientes con un proceso agudo no complicado son tratados por un urólogo de forma ambulatoria. Con intoxicación severa, sospecha de un proceso purulento, está indicada la hospitalización. Se lleva a cabo una terapia antibacteriana. Las preparaciones se seleccionan teniendo en cuenta la sensibilidad del agente infeccioso. Se utilizan ampliamente antibióticos que pueden penetrar bien en los tejidos de la próstata (ciprofloxacino, etc.).

READ
Tratamiento para la erección demasiado rápida

Con el desarrollo de la retención urinaria aguda en el fne de la prostatitis, se recurre a la instalación de una cistostomía, y no un catéter uretral, ya que existe el peligro de la formación de un absceso de la próstata. Con el desarrollo de un absceso, se realiza una apertura endoscópica transrectal o transuretral del absceso.

Tratamiento de la prostatitis crónica

El tratamiento de la prostatitis crónica debe ser complejo, incluida la terapia etiotrópica, la fisioterapia, la corrección de la inmunidad:

  • Terapia antibiotica. Al paciente se le prescriben cursos largos de medicamentos antibacterianos (dentro de 4-8 semanas). La selección del tipo y la dosis de los medicamentos antibacterianos, así como la determinación de la duración del curso del tratamiento, se realizan individualmente. El medicamento se elige en función de la sensibilidad de la microflora según los resultados del cultivo de orina y la secreción de próstata.
  • Masaje prostático. El masaje de la glándula tiene un efecto complejo en el órgano afectado. Durante el masaje, el secreto inflamatorio acumulado en la glándula prostática se exprime hacia los conductos, luego ingresa a la uretra y se elimina del cuerpo. El procedimiento mejora la circulación sanguínea en la próstata, lo que minimiza la congestión y asegura una mejor penetración de los medicamentos antibacterianos en el tejido del órgano afectado.
  • Fisioterapia Para mejorar la circulación sanguínea, se utilizan la exposición al láser, las ondas ultrasónicas y las vibraciones electromagnéticas. Si es imposible llevar a cabo procedimientos fisioterapéuticos, al paciente se le prescriben microclysters medicinales tibios.

En la inflamación crónica a largo plazo, se indica la consulta de un inmunólogo para seleccionar las tácticas de la terapia inmunocorrectiva. El paciente recibe consejos sobre cambios en el estilo de vida. Realizar ciertos cambios en el estilo de vida de un paciente con prostatitis crónica es tanto una medida curativa como preventiva. Se recomienda al paciente normalizar el sueño y la vigilia, establecer una dieta, realizar actividad física moderada.

Pronóstico y prevención

La prostatitis aguda es una enfermedad que tiene una marcada tendencia a volverse crónica. Incluso con un tratamiento oportuno y adecuado, más de la mitad de los pacientes terminan con prostatitis crónica. La recuperación está lejos de lograrse siempre, sin embargo, con una terapia correcta y consistente y siguiendo las recomendaciones del médico, es posible eliminar los síntomas desagradables y lograr una remisión estable a largo plazo en un proceso crónico.

La prevención es eliminar los factores de riesgo. Es necesario evitar la hipotermia, alternar entre el trabajo sedentario y períodos de actividad física, comer regular y plenamente. Para el estreñimiento, se deben usar laxantes. Una de las medidas preventivas es la normalización de la vida sexual, ya que tanto la actividad sexual excesiva como la abstinencia sexual son factores de riesgo en el desarrollo de prostatitis. Si aparecen síntomas de una enfermedad urológica o de transmisión sexual, debe consultar a un médico de manera oportuna.

Rating
( No ratings yet )
Like this post? Please share to your friends:
Leave a Reply

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: