Por qué es peligrosa la prostatitis por clamidia?

Métodos modernos de tratamiento de pacientes con prostatitis crónica por clamidia.

Revista: Dermatología clínica y venereología. 2010;8(5): 32‑37

Ziganshin O.R., Bezpalko Yu.V., Kovalev Yu.N. Métodos modernos de tratamiento de pacientes con prostatitis crónica por clamidia. Dermatología clínica y venereología. 2010;8(5):32‑37.
Ziganshin OR, Bezpal’ko IuV, Kovalev IuN. Métodos modernos para el tratamiento de pacientes con prostatitis crónica por clamidia. Dermatología Clínica y Venerologiya. 2010;8(5):32‑37. (In Russ.).

Dispensario dermatovenerológico regional de Chelyabinsk

Dispensario dermatovenerológico regional de Chelyabinsk

Academia Estatal de Medicina de Chelyabinsk

Academia Estatal de Medicina de Chelyabinsk

La prostatitis crónica es la enfermedad urológica más común en hombres menores de 50 años y el tercer diagnóstico urológico más común en hombres mayores de 50 años; representa el 8% de las visitas ambulatorias al urólogo [1]. Con el aumento de la edad, la frecuencia de la enfermedad aumenta y alcanza el 30-73% [2-4]. En cuanto a su impacto en la calidad de vida, esta enfermedad es comparable al infarto de miocardio, la angina de pecho y la enfermedad de Crohn, que también causa importantes problemas psicológicos y sociales en hombres en edad laboral con prostatitis [5]. La prostatitis bacteriana crónica representa del 5 al 15% de los casos [6]. Una de las razones que contribuyen al aumento en la frecuencia del desarrollo de procesos inflamatorios en los órganos pélvicos y la próstata son las infecciones de transmisión sexual urogenitales causadas por clamidia, tricomonas, micoplasma, etc. Esto se debe tanto a un cambio en el comportamiento sexual en la sociedad. , y con la resistencia emergente del patógeno a los fármacos [7, 8]. Además, los fármacos antimicrobianos no penetran bien en la próstata y su concentración en la glándula es mucho menor que en el suero sanguíneo [1, 9].

La clamidia urogenital es una de las enfermedades más comunes del sistema genitourinario masculino [2]. El curso de la prostatitis crónica por clamidia (CCP), así como la prostatitis causada por otros agentes infecciosos, no es monótono con la misma intensidad de manifestaciones clínicas. Como regla general, esta enfermedad se caracteriza por exacerbaciones periódicas con un aumento notable de trastornos subjetivos y objetivos, seguidos de un período de calma. Con la pancreatitis crónica, se desarrollan cambios significativos en los parámetros inmunológicos, se forma una inmunodeficiencia secundaria, que se manifiesta por una disfunción de la inmunidad sistémica y local. El uso racional de la terapia inmunoestimulante en combinación con antibióticos y tratamiento farmacológico local, en comparación con la terapia con monoantibióticos, contribuye no solo a la curación etiótropa de la pancreatitis crónica, sino también a una rehabilitación más completa de los pacientes [3, 7, 10].

El método de inmunocorrección usando un inmunomodulador. cicloferón fue utilizado por nosotros como una adición a la terapia compleja de la clamidia urogenital crónica. Hemos estudiado la eficacia clínica e inmunológica cicloferón con HCP.

material y métodos

El estudio se realizó en 50 pacientes con prostatitis crónica, en quienes la reacción en cadena de la polimerasa (PIF) y la inmunofluorescencia directa (PCR) con cebadores basados ​​en plásmidos C. trachomatis se encontró clamidia. El material para el diagnóstico fue el sedimento de la primera porción de orina, secreción prostática, eyaculado. El criterio principal para el proceso infeccioso fue la detección de microflora patógena (Chlamydia, Trichomonas, etc.) o patógenos oportunistas en la 3ª porción de orina después del masaje, secreción prostática a una concentración de 1·10 4 cuerpos microbianos/ml y superior. La edad promedio de los hombres enfermos fue de 36,05±0,8 años, la edad promedio de los hombres sanos fue de 29,8±0,8 años. Los pacientes con pancreatitis crónica recibieron terapia compleja: el fármaco antibacteriano ofloxin en una dosis de 400 mg 2 veces al día durante 15 días, un inductor de interferón cycloferon, que se administró como una solución (125 mg/ml) para inyecciones intramusculares a una dosis de 2 ml según el esquema tradicional, durante un ciclo de 10 inyecciones, además, se corrigió la microcirculación y la inflamación utilizando medicamentos antiinflamatorios (supositorios diclovit, nise), preparaciones enzimáticas (longidasa), bloqueadores alfa (Zokson 2 mg al día); al mismo tiempo se prescribía fisioterapia en forma de radiación láser infrarroja de baja intensidad y magnetoterapia en la región perineal (dispositivo Intramag, Mustang), masajes prostáticos, instilaciones de protorgol en la uretra.

READ
Tratamiento de varicocele 2 grados.

En todos los pacientes, se estudió el estado de inmunidad local y sistémica antes del tratamiento y 1 mes después de finalizar la terapia. En sangre periférica se determinó el nivel de varias subpoblaciones de linfocitos, actividad, intensidad de fagocitosis, prueba NBT, inmunoglobulinas (Ig) de las clases A, M, G. El número total de leucocitos, porcentaje de células viables, actividad lisosomal de neutrófilos, actividad de fagocitosis, prueba NBT.

El grupo de control consistió en 50 hombres sanos sin patología urogenital e infecciones urogenitales.

A todos los pacientes se les realizó una ecografía transabdominal (ultrasonido) para determinar la cantidad de orina residual. A todos los pacientes se les realizó ecografía transrectal de próstata.

La eficacia del método de tratamiento fue confirmada por los resultados de PIF y PCR, lo que indica la erradicación de la clamidia del cuerpo humano. El control de curación se realizó a los 2 meses de finalizado el tratamiento.

Resultados y discusión

La efectividad de la terapia fue evaluada por la recuperación etiológica y clínica de los pacientes (alivio del dolor, disuria, restauración de la función sexual, desaparición de trastornos psicosomáticos), normalización de parámetros clínicos y de laboratorio. Las quejas se compararon antes del tratamiento y 2 meses después del final de la terapia.

Según las quejas, los datos de anamnesis y los resultados de laboratorio, se diagnosticó prostatitis crónica catarral (superficial) en 12 (24%) pacientes, forma folicular, en 28 (56%), prostatitis parenquimatosa, en 10 (20%).

En el estudio de secreción prostática se detectó leucocitosis en todos los pacientes, moderada cantidad de granos lipoides en 23 (46%) y poca cantidad en 27 (54%); además, fue característica la presencia de moco, epitelio descamado y flora.

Los síntomas más comunes en pacientes observados con prostatitis crónica fueron dolor (en el perineo, encima del pubis, en la ingle, en el ano, en la parte baja de la espalda, en la superficie interna de los muslos, en el pene, en los testículos) en el 90% de los pacientes, fenómenos disúricos – en 31 (62%).

La orina residual tras el acto de orinar estuvo ausente o se determinó en una cantidad mínima (hasta 10 ml) en 24 (48%) pacientes, 11-50 ml en 21 (42%), 51-100 ml en 5 (10% ) pacientes con prostatitis crónica. En los pacientes que notaron la sensación de vaciado incompleto de la vejiga después del acto de orinar, la cantidad promedio de orina residual fue de 40,1 ± 4,84 ml, y en los pacientes sin esta sensación, 11,03 ± 1,41 ml.

La ecografía transrectal reveló cambios hiperecogénicos en la estructura de la glándula en el 88% de los pacientes, microcalcificaciones en el 14%. Los hallazgos más característicos en los ecogramas de pacientes con prostatitis crónica fueron áreas de alternancia de pequeñas áreas de ecogenicidad aumentada (áreas de fibrosis, infiltración celular) y de baja densidad (áreas de edema inflamatorio, infiltración y quistes de retención).

En pacientes que reciben terapia compleja con cicloferón, 2 meses después del tratamiento, se observó una mejoría significativa: desaparecieron las sensaciones de dolor, las ganas imperiosas de orinar y las ganas de orinar en las primeras horas, otros síntomas de disuria se debilitaron significativamente (Tablas 1, 2).

Después del tratamiento cicloferón solo 2 (4%) pacientes tuvieron dolor durante la erección, el dolor durante la eyaculación dejó de molestar después del tratamiento de todos los pacientes con estas quejas. Debilitamiento de la erección en el grupo de pacientes que recibieron cycloferonpersistió en 6 (12%) hombres.

READ
Prostatodinia: síntomas, causas, tratamiento

Terapia compleja usando cicloferón condujo a una mejora en la función sexual, al tiempo que redujo significativamente el número de quejas de eyaculación precoz, borrado del orgasmo, disminución del deseo sexual.

1 mes después del tratamiento complejo de HCP con el uso de cicloferón las formaciones hipoecoicas en la próstata persistieron solo en 4 (8%) pacientes. Se observó expansión de las venas periprostaticas en 3 (6%) hombres que recibieron cycloferon.

Después del tratamiento, los pacientes no se quejaron de un vaciado incompleto de la vejiga. En la ecografía no se detectó orina residual en todos los pacientes.

Los resultados del análisis de los estudios realizados indican la alta eficiencia de la terapia compleja de la pancreatitis crónica con el uso de cicloferón.

El análisis de los resultados de PCR y PIF, realizados después de 2 meses, reveló que cuando se utiliza la terapia compleja con cicloferón La eliminación del patógeno en el grupo de pacientes con pancreatitis crónica se observó en 49 (98%) casos, mientras que la efectividad de los regímenes de tratamiento tradicionales para la pancreatitis crónica oscila entre el 85 y el 90%.

Es importante tener en cuenta que la condición del paciente que recibe cycloferon, en cuya terapia no fue posible lograr la eliminación completa del patógeno, se evaluó como estable, asociado a la persistencia de clamidia. Las quejas y manifestaciones clínicas en este paciente estaban ausentes.

Hemos evaluado los indicadores de inmunidad sistémica y local en hombres con pancreatitis crónica y la eficacia inmunológica de la terapia. cicloferón.

En pacientes con pancreatitis crónica, en comparación con un grupo de hombres sanos, hubo un aumento del contenido de leucocitos en el eyaculado, un aumento en el porcentaje de leucocitos viables y la actividad de los lisosomas, así como un aumento en la NBT espontánea e inducida por NBT. actividad de los neutrófilos. Cabe señalar que esto disminuyó la reserva funcional de neutrófilos, la actividad e intensidad de la fagocitosis, el porcentaje de neutrófilos en el eyaculado de pacientes con PC.

Después del tratamiento en pacientes tratados con cicloferón, hubo una disminución en el número de leucocitos, neutrófilos, la actividad de los lisosomas de neutrófilos, la actividad de los neutrófilos espontánea e inducida por NBT, así como el porcentaje de leucocitos viables, disminuyó. Después del tratamiento en pacientes tratados con cicloferón, también hubo un aumento en el porcentaje de neutrófilos, la actividad e intensidad de fagocitosis de neutrófilos y la reserva funcional de neutrófilos (Tabla 3).

El contenido de leucocitos y linfocitos disminuyó en sangre periférica de pacientes con pancreatitis crónica en comparación con el grupo de donantes sanos, mientras que el contenido de monocitos aumentó, mientras que el nivel de eosinófilos en sangre periférica se mantuvo sin cambios. También hubo cambios en los índices de las subpoblaciones de linfocitos: el contenido de linfocitos CD3+, CD4+ disminuyó, se registró una disminución en la relación CD4+/CD8+. El contenido de Ig clases A, M, G, así como complejos inmunes circulantes (CIC) aumentó en pacientes con pancreatitis crónica. En comparación con el grupo de donantes sanos, en los pacientes de este grupo, la actividad de los neutrófilos inducida por NBT y espontánea por NBT aumentó con una disminución en su reserva funcional, y también hubo una disminución en la actividad y la intensidad de la fagocitosis en sangre periférica.

Evaluación de la inmunidad sistémica en pacientes tratados cycloferonmostró que el fármaco contribuyó a un aumento en el número de leucocitos en la sangre periférica, un aumento en el contenido de linfocitos, un aumento en la reserva funcional de neutrófilos al reducir la actividad espontánea de los neutrófilos en la prueba NBT y un aumento en la actividad de la fagocitosis (Tabla 4).

READ
El miembro no se levanta hasta el final: ¿qué hacer?

Después del tratamiento con cicloferón en la sangre periférica de los pacientes, en comparación con el grupo de pacientes, se observó un aumento de los linfocitos CD3+, CD4+, así como un aumento significativo de la relación CD4+/CD8+ (Tabla 5).

Fluctuaciones en los niveles de inmunoglobulina y CEC después del tratamiento cicloferón reflejada en la tabla. 6. Hubo una disminución en los niveles de Ig clase A, una disminución significativa en el nivel de Ig clase M, CEC en sangre periférica.

Hallazgos

Eficiencia del tratamiento complejo de pacientes con pancreatitis crónica usando cicloferón demostrado no solo por la recuperación clínica, sino también por un alto porcentaje de eliminación del patógeno del tracto genitourinario, así como una mejora en la inmunidad local y sistémica. Los resultados del análisis de datos muestran que cycloferon Afecta a la mayoría de las partes del sistema inmunológico. Los materiales presentados confirman la alta eficiencia cicloferón y la necesidad de utilizar este fármaco inmunotrópico en el tratamiento de pacientes con pancreatitis crónica.

Clamidia

Clamidia es un grupo de infecciones causadas por varios tipos de clamidia. Afectan los sistemas respiratorio, cardiovascular, musculoesquelético, genitourinario, órganos de la visión. La clamidia urogenital tiene manifestaciones de enfermedades inflamatorias: uretritis, prostatitis, cistitis, vulvovaginitis, cervicitis, erosión, endometritis y se detecta solo mediante métodos de diagnóstico específicos. Un síntoma característico es la secreción vítrea del tracto urinario. Las infecciones por clamidia son peligrosas con múltiples complicaciones, que incluyen infecciones del tracto urinario ascendente, infertilidad, neuroclamidia, daño en las articulaciones, enfermedades cardíacas y vasculares e impotencia en los hombres.

ICD-10

ClamidiaChlamydia trachomatis

Visión de conjunto

La clamidia urogenital (genitourinaria) es una infección de transmisión sexual causada por la clamidia (Chlamydia trachomatis). El problema de la clamidia urogenital es muy agudo hoy en día. En los últimos años se ha observado un aumento de clamidia tanto entre la población adulta sexualmente activa (hombres y mujeres de 20 a 40 años) como entre los adolescentes. Las relaciones sexuales tempranas, las relaciones sexuales sin protección con parejas ocasionales, la falta de conocimiento de las posibles consecuencias de tales relaciones colocan a la clamidia en uno de los primeros lugares en la lista de infecciones sexuales.

Casi 90 millones de personas se infectan con clamidia cada año. Las personas con inmunidad reducida son especialmente susceptibles a la clamidia. En el 40% de los casos, la infección por clamidia causa diversas enfermedades ginecológicas, en el 50%, infertilidad tubárico-peritoneal. A menudo, la clamidia se combina con otras infecciones sexuales: ureaplasmosis, tricomoniasis, gonorrea, sífilis, micoplasmosis. La combinación de varias infecciones agravan el curso de cada una y alargan el tratamiento. Las mujeres son más susceptibles a la clamidia.

Clamidia

Causas de la clamidia

El agente causal de la clamidia urogenital, Chlamidia trachomatis, es una pequeña bacteria que parasita el interior de las células humanas. La clamidia puede existir en el cuerpo humano durante mucho tiempo y no manifestarse. Con la supresión de las fuerzas protectoras, el debilitamiento del cuerpo, comienzan a multiplicarse activamente y provocan manifestaciones clínicas de clamidia. Hay 15 tipos diferentes de clamidia que causan daño a los ojos, ganglios linfáticos, órganos urinarios, etc.

La ruta más común de transmisión de la clamidia es sexual. La infección de un recién nacido es posible durante el parto, se acompaña del desarrollo de clamidia congénita en un niño. Mucho menos común es la forma doméstica de transmisión de clamidia en la familia a través de la ropa de cama y artículos de tocador, ropa de cama, etc. Por lo general, toma de 1 a 2 semanas desde el momento de la infección hasta la aparición de los primeros síntomas de clamidia (con menos frecuencia hasta 1 mes).

Síntomas de clamidia

El curso asintomático de la clamidia se presenta en el 67% de las mujeres y el 46% de los hombres, lo que muchas veces complica su diagnóstico y tratamiento, y aumenta el riesgo de complicaciones. Incluso con un curso latente de clamidia, una persona enferma es potencialmente peligrosa y puede infectar a su pareja sexual. Por lo general, las primeras manifestaciones clínicas de clamidia ocurren de 7 a 14 días después de la infección sexual.

READ
La manifestación de la balanopostitis por Candida en los hombres.

clamidia en hombres

Los hombres desarrollan secreción mucopurulenta o acuosa de la uretra, picazón y ardor al orinar. Hay hinchazón y enrojecimiento de la abertura externa de la uretra. Poco a poco, los síntomas desaparecen, la descarga se observa solo por la mañana. La fase aguda de la clamidia se reemplaza por una crónica con daño a la uretra.

clamidia en mujeres

En las mujeres, la clamidia se manifiesta por secreción patológica de la vagina de naturaleza mucosa o mucopurulenta, de color amarillento, con olor. A veces, la descarga se acompaña de picazón, ardor, baja temperatura, dolor abdominal.

Clamidia en niños

La clamidia en los niños a menudo ocurre con daños en el sistema respiratorio, los ojos y los oídos. Si aparecen síntomas de clamidia, debe consultar inmediatamente a un médico. De particular peligro es la clamidia en los recién nacidos, que se produce como resultado de la infección de un niño por una madre enferma durante el parto. Las principales formas de clamidia congénita son:

  • conjuntivitis por clamidia (oftalmoclamidia) – inflamación de la membrana mucosa de los ojos
  • forma generalizada de clamidia – daño al corazón, pulmones, hígado, tracto digestivo
  • encefalopatía, acompañada de convulsiones y paro respiratorio
  • La neumonía por clamidia es una forma extremadamente grave de neumonía con una alta tasa de mortalidad.

Complicaciones

Las complicaciones urogenitales de la clamidia en los hombres son prostatitis por clamidia, uretritis, epididimitis. Las complicaciones urogenitales de la clamidia están plagadas de hombres con espermatogénesis alterada e infertilidad.

  • la prostatitis se desarrolla cuando la próstata está involucrada en el proceso infeccioso. La prostatitis por clamidia se acompaña de malestar y dolor en la parte inferior de la espalda, recto, perineo, secreción mucosa o acuosa leve de la uretra, dificultad para orinar, potencia disminuida;
  • La uretritis ocurre con daño a la uretra y se caracteriza por picazón en la uretra, necesidad dolorosa frecuente de orinar, secreción mucopurulenta. La uretritis crónica causada por clamidia provoca estenosis uretral;
  • La epididimitis se desarrolla con inflamación del epidídimo, que se acompaña de fiebre alta, hinchazón y enrojecimiento del escroto, aumento del epidídimo.

No menos peligrosa es la clamidia para las mujeres, que causa diversas lesiones en el sistema reproductivo femenino. El ascenso de la infección por clamidia a través del tracto genital puede causar cambios inflamatorios a partir de:

  • cuello uterino – endocervicitis. La clamidia aumenta el riesgo de desarrollar procesos tumorales en el cuello uterino;
  • membrana mucosa de la cavidad uterina – endometritis;
  • trompas de Falopio (uterinas) – salpingitis;
  • apéndices uterinos – salpingo-ooforitis.

Los procesos inflamatorios del útero y apéndices uterinos, seguidos de la formación de adherencias y cicatrices en las trompas de Falopio, provocan infertilidad tubárica, embarazo ectópico y aborto espontáneo.

Otras consecuencias de la clamidia en hombres y mujeres pueden ser inflamación de faringe, recto, riñones, articulaciones, pulmones, bronquios, etc. Una de las complicaciones graves de la clamidia es la enfermedad de Reiter, caracterizada por una triada de manifestaciones clínicas: conjuntivitis, uretritis, artritis. La reinfección con clamidia aumenta significativamente el riesgo de complicaciones.

diagnósticos

Chlamydia trachomatis

El diagnóstico de clamidia en los hombres a menudo lo realizan los urólogos. Es necesaria una visita a un venereólogo para excluir otras ITS que el paciente podría haber contraído junto con la clamidia. Las mujeres necesitan consultar a un ginecólogo.

  • Frotis general. La microscopía de la secreción de la uretra, la vagina y el cuello uterino no brinda una imagen objetiva de la presencia de clamidia. El número de leucocitos en este caso puede aumentar ligeramente o estar dentro del rango normal.
  • PCR. Con el advenimiento del diagnóstico por PCR (método de reacción en cadena de la polimerasa), la venereología ha recibido la forma más precisa de detectar la clamidia, lo que permite detectar incluso una pequeña cantidad del patógeno en el material de prueba. La precisión del resultado de la PCR alcanza el 95%.
  • ELISA. Informativos con una precisión de hasta el 70% son los métodos de ELISA (inmunoensayo enzimático), que detecta la presencia de anticuerpos contra el patógeno y PIF (inmunofluorescencia directa): microscopía de frotis teñidos de cierta manera.
  • Investigaciones culturales. Para el diagnóstico de clamidia, también se utilizan el cultivo del material extraído y la determinación de la sensibilidad a los antibióticos.
READ
Por qué ocurre la eyaculación débil?

Como material para el diagnóstico de clamidia, se utilizan orina, sangre, esperma en hombres, secreciones de los órganos genitales y raspado de las células del órgano afectado.

Tratamiento de clamidia

El tratamiento de la infección por clamidia es un problema médico complejo, y debe resolverse teniendo en cuenta la individualidad de cada paciente. En el tratamiento de la clamidia, no se puede recomendar el uso de algoritmos prefabricados. En personas mayores con enfermedades concomitantes, se debe tener en cuenta el estado de inmunidad, microflora intestinal y tracto genitourinario. Durante el curso del tratamiento (un promedio de 3 semanas), se recomienda excluir el contacto sexual, el uso de alcohol, especias, comidas picantes y actividad física excesiva.

  • Fármacos antibacterianos. Dado que el agente causal de la clamidia Chlamydia trachomatis es un microorganismo intracelular parásito, la elección de antibióticos se limita a aquellos medicamentos que penetran en las células. Estos medicamentos incluyen antibióticos macrólidos, tetraciclinas y fluoroquinolonas. Al seleccionar antibióticos, se tiene en cuenta la presencia de una infección mixta (micoplasma, gardnerella, ureaplasma) para su tratamiento simultáneo.
  • Farmacoterapia complementaria. Además del antibiótico, el régimen de tratamiento para la clamidia incluye inmunomoduladores (interferón, acetato de meglumina acridona), medicamentos antimicóticos (nistatina, fluconazol), multivitamínicos, enzimas (pancreatina), bacteriófagos (estafilocócicos, proteicos, etc.), probióticos.
  • terapia local. Para el tratamiento local de la clamidia, se usan supositorios vaginales y rectales, baños, tampones, enemas.
  • FTL. Se utiliza la fisioterapia: terapia de ultrasonido, magnetoterapia, iontoforesis y electroforesis con sustancias medicinales.

Prevención

La clamidia es una infección que es más fácil de evitar que de eliminar. Las principales reglas para la prevención de la clamidia, así como otras infecciones sexuales, son:

  • tener una pareja sexual permanente;
  • evitar el sexo casual o usar condones;
  • pruebas de infecciones si hubo una relación sexual accidental sin protección;
  • notificación de todas las parejas sexuales en caso de confirmación del diagnóstico de clamidia;
  • examen de mujeres que planean un embarazo para detectar infecciones latentes (incluida la clamidia) y manejo cuidadoso del embarazo para prevenir la enfermedad en el recién nacido;
  • abstinencia de la actividad sexual durante el tratamiento de la clamidia.

Pronóstico

Cuando se detecta clamidia en una de las parejas sexuales, es muy importante examinar y tratar a la otra por la presencia de infección, incluso si no hay síntomas evidentes de la enfermedad. Si una de las parejas sexuales infectadas con clamidia no se somete a tratamiento, entonces la otra, tratada, puede volver a infectarse.

Para controlar la cura, se utilizan diagnósticos mediante métodos ELISA y PCR 1,5-2 meses después de completar el curso de la terapia (para mujeres, antes del inicio de la menstruación). Los criterios para la curación son resultados negativos de la prueba para clamidia y la ausencia de síntomas de clamidia.

La clamidia aguda sin complicaciones con el tratamiento simultáneo de todas las parejas sexuales brinda un pronóstico favorable para la recuperación completa. Si se descuida la clamidia (diagnosticada tarde, mal tratada, complicada), se pueden desarrollar varias disfunciones sexuales en el futuro, desde impotencia hasta infertilidad.

Rating
( No ratings yet )
Like this post? Please share to your friends:
Leave a Reply

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: