Qué es el estrechamiento del prepucio en adultos: tratamiento y síntomas?

Fimosis en hombres, o ¿qué hacer si la cabeza del pene no abre?

Normalmente, la cabeza del pene está cubierta por una lámina de piel (prepucio), que es bien extensible y se desliza fácilmente a lo largo de la superficie de la cabeza del pene, exponiéndola y cubriéndola.

En violación de la extensibilidad de la piel, un intento de abrir la cabeza del pene se acompaña de sensaciones desagradables y dolor.

En casos avanzados, es posible que la cabeza del pene no se abra en absoluto debido a la estrecha fusión del epitelio del prepucio con el revestimiento epitelial de la cabeza.

La totalidad de los síntomas descritos, junto con el hecho de un estrecho orificio en la lámina de piel que cubre el pene, permite hablar del diagnóstico de fimosis.

Así, la fimosis en el hombre es la imposibilidad de exponer el glande debido a la estrechez del prepucio y su salida. En este caso, un intento de abrir la cabeza se acompaña de molestias y dolor.

Aproximadamente el 96 % de los niños varones al nacer tienen dificultad para retraer la piel de la superficie de la cabeza del pene, lo que se asocia con la adhesión natural de los revestimientos epiteliales del prepucio y la cabeza, el estrechamiento congénito de la capa de piel que cubre la cabeza del pene el pene, un frenillo corto, que reduce la movilidad de la piel sobre la cabeza del pene.

En este caso, hablamos de fimosis fisiológica.

Con esta variante de fimosis, con el tiempo, aumenta la movilidad del prepucio (las erecciones repetidas, la queratinización del epitelio interno contribuyen a aumentar la movilidad de la piel, separan las capas epiteliales adyacentes).

En aproximadamente el 2% de los casos, la violación de la exposición de la cabeza persiste de por vida [1, 2, 3].

Imagen 1

Arroz. 1 – La carne es normal y con fimosis. Fuente – http://www.aboutkidshealth.ca/

1. ¿Qué tan común es la fimosis?

  1. 1 En promedio, uno de cada diez niños nace con fimosis, lo que hace que sea imposible retraer el prepucio. Mucho más a menudo (en 9 de cada 10 niños) hay tal estrechamiento de la carne, cuando es posible exponer la cabeza del pene con un esfuerzo considerable, o es posible liberarlo solo parcialmente [1] .
  2. 2 La incidencia de la forma patológica de la fimosis es de cuatro por cada diez mil niños/año.
  3. 3 A la edad de quince años, el 0.6% de los niños sufren de fimosis patológica.
  4. 4 Según una investigación danesa, entre todas las indicaciones posibles, la fimosis fue la indicación más común para la circuncisión entre los niños menores de 18 años: en 9 de cada 10 casos, la circuncisión se realizó por fimosis.
  5. 5 Un estudio en pacientes adultos encontró que la fimosis es también la indicación más común (en el 46.5% de los casos) para la cirugía de circuncisión (circuncisión del prepucio). También a menudo las indicaciones para la circuncisión son dispareunia (17.8%), balanitis (14.4%).

2. Causas

La fimosis en hombres y niños se divide en primaria (congénita) y adquirida (secundaria). Con la fimosis congénita, no existe una relación clara con ningún factor desencadenante.

Como regla, en este caso, se nota el curso fisiológico de la fimosis y es posible el tratamiento conservador del paciente. En raras ocasiones, se produce un acortamiento congénito del frenillo, que puede causar fimosis congénita.

La fimosis secundaria (patológica) se desarrolla en el contexto de una lesión concomitante de la cabeza y el colgajo de piel de la carne.

READ
Cómo se puede alinear a un miembro?

Las causas de la fimosis secundaria pueden ser:

  1. 1 Lesiones infecciosas e inflamatorias de la cabeza y la carne como resultado del incumplimiento de las normas de tratamiento higiénico de los órganos genitales, balanitis / balanopostitis repetidas, diabetes mellitus no controlada. Con estas patologías, hay un estrechamiento y un cambio en su capacidad de estiramiento, lo que conduce a una clínica de fimosis patológica.
  2. 2 La apertura forzada del prepucio en la fimosis fisiológica (los intentos de los padres cariñosos de abrir la cabeza del pene en un niño) puede provocar desgarros, sangrado y la posterior formación de adherencias entre la cabeza y la piel.
  3. 3 Otra causa de fimosis patológica es la balanitis obliterante xerótica. La etiología exacta de esta enfermedad no ha sido establecida.
  4. 4 Sondajes vesicales repetidos [3,4].

3. La fimosis como variante de la norma

Como señalamos anteriormente, la fimosis puede ser fisiológica y patológica.

La fimosis fisiológica está presente desde el nacimiento y no se acompaña de ningún síntoma, a excepción de la exposición alterada de la cabeza del pene. Muy a menudo, la resolución de la fimosis fisiológica se observa antes del final de la pubertad del niño..

La fimosis patológica, por regla general, es una enfermedad secundaria que se desarrolla en el contexto de una patología concomitante.

Por ejemplo, con un cuidado higiénico inadecuado de los genitales, el esmegma puede acumularse debajo de la carne, en el espacio entre la hoja y la cabeza.

El esmegma son células muertas descamadas de la superficie del revestimiento epitelial de la cabeza y el prepucio. Puede servir como caldo de cultivo para microorganismos, contribuyendo al desarrollo de la inflamación.

La inflamación crónica conduce a la cicatrización del colgajo de piel, la formación de adherencias entre la carne y el epitelio de la cabeza del pene. El resultado de este proceso patológico es el desarrollo de fimosis secundaria. [2]

4. Síntomas y signos de patología.

  1. 1 El anillo estrecho del prepucio, su deformidad cicatricial, las adherencias bloquean completamente la exposición de la cabeza del pene.
  2. 2 La aparición de dolor en la cabeza del pene en estado erecto.
  3. 3 Sangrado de la piel lesionada de la carne, la cabeza del pene.
  4. 4 Infecciones recurrentes de los órganos del sistema urinario.
  5. 5 Infección, inflamación de la cabeza del pene (balanitis).
  6. 6 Dolor en el prepucio.
  7. 7 Debilitamiento del chorro debido a la obstrucción del flujo de orina a través de la uretra. Micción intermitente, necesidad de hacer fuerza, malestar al orinar.

La siguiente tabla muestra los grados (etapas) de la fimosis en adultos y niños.

Ilustración 2

Tabla 1 – Grados (etapas) de fimosis. Fuente: https://phimosisjourney.wordpress.com/

A continuación se presenta la clasificación de la fimosis según el origen, el curso y el mecanismo de violación de la exposición de la cabeza.

Imagen 3

Tabla 2 – Clasificación de la fimosis en adultos y niños

5. ¿Qué denuncias hacen los padres del niño?

Como regla general, la única queja de los padres del niño es la incapacidad de exponer completamente la cabeza del pene al bañarse, con cuidado higiénico de los genitales.

En respuesta a los intentos de retraer el colgajo de piel, el niño comienza a portarse mal, a gritar.

Con menos frecuencia, hay una queja de hinchazón del prepucio al comienzo de la micción, que también puede ser una variante de la norma en los niños.

6. Examen del paciente

  1. 1 En la fimosis fisiológica, el único signo es la incapacidad para retraer completamente el prepucio. El colgajo de piel sobre la cabeza del pene se ve normal, sin cambios patológicos.
  2. 2 Con fimosis patológica, se puede determinar el estrechamiento cicatricial del anillo del prepucio.
READ
Qué es la próstata en los hombres y por qué es necesaria?

Imagen 4

Arroz. 2- Fimosis fisiológica (izquierda) y patológica (derecha). Fuente – Medscape.com

7. ¿En qué se basa el diagnóstico?

El diagnóstico no requiere estudios de laboratorio e instrumentales. El diagnóstico de fimosis se realiza sobre la base de un examen, un cuadro clínico característico.

El médico tratante siempre distinguirá la fimosis patológica de la fisiológica, determinará la etapa de la enfermedad y, si es posible, establecerá la causa de la fimosis.

8. ¿Qué hacer si hay problemas de retracción de la piel de la cabeza del pene?

¿Qué hacer si la cabeza de un niño o un hombre no se abre? Si sospecha que el niño tiene problemas con el prepucio, se recomienda buscar el consejo de un urólogo/cirujano pediátrico. Un hombre adulto necesita buscar ayuda de un urólogo de manera planificada (a la clínica).

9. ¿Tratar o no tratar?

Las tácticas de tratamiento dependen del tipo de fimosis que tenga el paciente. Por lo tanto, tanto para el paciente, los padres (si los síntomas de fimosis se desarrollan en un niño) como para el médico tratante, es importante aprender a trazar una línea clara entre la variante fisiológica y patológica de la enfermedad..

Con fimosis patológica, al paciente se le muestra tratamiento quirúrgico, con fimosis fisiológica, es posible una resolución conservadora de la enfermedad.

Una comprensión clara de la norma y la patología, los mecanismos del desarrollo de la enfermedad le permiten reducir la frecuencia de las visitas al médico y llevar a cabo de forma independiente la prevención de la fimosis en el hogar [1,3].

10. Características del tratamiento en niños.

Si los padres recurren a un pediatra con una queja sobre la imposibilidad de quitar la piel de la cabeza del pene del niño para un tratamiento higiénico, entonces, en este caso, el médico primero diferencia la fimosis patológica de la fisiológica.

Otras tácticas para tratar a un niño dependen de la edad del niño, el mecanismo de desarrollo de la fimosis, la gravedad de los síntomas, la causa y las condiciones patológicas concomitantes.

En ausencia de signos de fimosis patológica, se debe asegurar a los padres que las dificultades de retracción de la piel de su hijo son normales en este grupo de edad.

Es necesario enseñar a los padres las reglas para el tratamiento higiénico de los órganos genitales externos del niño (lavar el pene con agua jabonosa, luego enjuagar con agua tibia, quitar cuidadosamente la carne al bañarse, ducharse, orinar, enseñar al niño a hacerlo de forma independiente) remover la carne, para no permitir esfuerzo, dolor, incomodidad durante la misma).

Explique que la higiene, junto con el crecimiento del niño (erecciones, queratinización de la capa interna del prepucio), es probable que conduzca a la restauración de la movilidad del colgajo de piel. En los niños, la fimosis se puede tratar sin cirugía.

10.1. Terapia local y ungüentos

La terapia con esteroides tópicos puede ser la primera opción en el tratamiento conservador de la fimosis patológica [3].

La efectividad de los ungüentos, cremas a base de corticosteroides varía del 65 al 95%. No se ha establecido el mecanismo exacto de acción de los ungüentos tópicos a base de esteroides.

Se supone que el efecto terapéutico se logra debido a los efectos antiinflamatorios e inmunosupresores de las drogas. El uso de esteroides tópicos se acompaña de efectos secundarios leves, incluido el dolor en el prepucio, su hiperemia.

READ
Qué medicamentos son conocidos por su potencia cuyas críticas son positivas?

Después de un par de meses desde la abolición del curso de esteroides, es posible restaurar los problemas con el prepucio. En tales casos, es posible prescribir un segundo curso.

Para detener los efectos secundarios de los esteroides locales, al paciente se le recetan ungüentos tópicos a base de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (diclofenaco).

10.2. Estiramiento del prepucio

El procedimiento lo realiza un urólogo de forma ambulatoria. El estiramiento es económico, efectivo y seguro. A menudo, se utilizan dilatadores con balón especiales para realizar el procedimiento.

10.3. Tratamiento quirúrgico

  • La cirugía plástica del colgajo de piel sobre la cabeza del pene se realiza en caso de temor a posibles complicaciones y riesgos. Según el método (incisión de la piel a lo largo de la superficie posterior de la cabeza, seguida de sutura transversal de la lámina de piel, plastia de la superficie lateral de la lámina, disección del frenillo).

La cirugía plástica es menos dolorosa, se acompaña de una menor probabilidad de complicaciones y una recuperación más rápida del paciente. El único punto negativo de estas operaciones es la posibilidad de recurrencia de la fimosis.

  • Operación de circuncisión. La circuncisión elimina todo el prepucio. Con la operación correcta, la recurrencia de la fimosis no se desarrolla. Las complicaciones más comunes de la circuncisión: dolor intenso en el postoperatorio temprano, sangrado, infección, trauma psicológico. [2]

11. Tácticas de tratamiento en adultos.

El tratamiento de la fimosis sin cirugía en adultos no se lleva a cabo, ya que el riesgo de complicaciones (parafimosis) es alto. Los machos adultos suelen someterse a la circuncisión. Por eso es mejor iniciar el tratamiento de la fimosis patológica antes, en la adolescencia.

12. ¿Cuándo se necesita atención de emergencia?

Los pacientes diagnosticados con fimosis rara vez requieren atención médica de emergencia. Sin embargo, en el caso de la parafimosis, se necesita la asistencia de emergencia de un urólogo. Esta condición ocurre con mayor frecuencia cuando se intenta por sí mismo, con un esfuerzo para abrir el glande del pene.

Parafimosis: infracción de la base de la cabeza del pene por carne estrechada. Un anillo estrecho de piel, cuando se retrae detrás de la base de la cabeza, puede causar una violación del flujo venoso de la cabeza y provocar su edema.

Imagen 5

Arroz. 3 – Parafimosis (compresión de la base de la cabeza con un colgajo hinchado del prepucio). Fuente – Medscape.com

El edema de la cabeza y el colgajo de piel dificultan el retorno del prepucio a su posición normal. El resultado de una infracción aguda puede ser la necrosis del glande.

Con parafimosis, es necesario eliminar la infracción de la cabeza. Como regla general, para eliminar la parafimosis, el médico primero usa técnicas mínimamente invasivas y, si no son efectivas, recurre al tratamiento quirúrgico.

Todas las manipulaciones invasivas deben realizarse en condiciones estériles.

Métodos para eliminar la parafimosis:

  1. 1 Extensión manual de la carne sobre la cabeza hinchada del pene.
  2. 2 El uso de soluciones hipertónicas para reducir la hinchazón de la carne y la cabeza, seguido de un enderezamiento manual del prepucio.
  3. 3 Fenestración con aguja de jeringa para formar salida de líquido edematoso.
  4. 4 Aspiración de sangre de la cabeza del pene. Después de aplicar un torniquete en la base del pene, se extraen de 3 a 12 ml de sangre de la cabeza. Este procedimiento conduce a una disminución del volumen de la cabeza y permite la expansión manual del prepucio.
  5. 5 Incisión vertical del prepucio, comprimiendo la cabeza del pene.
  6. 6 El último método utilizado por los urólogos en una emergencia es la circuncisión de emergencia. [3]
READ
Por qué la abstinencia es peligrosa para los hombres, cuáles son las consecuencias?

Ilustración 6

Figura 4 – Aspiración de sangre de la cabeza del pene. Fuente – Medscape.com

13. Prevención

La prevención de la fimosis consiste en un cuidado higiénico adecuado de la zona de la cabeza del pene y de la piel que la cubre [1,2].

Fimosis y parafimosis en adultos y niños

La fimosis y la parafimosis son el estrechamiento del prepucio del pene. Con fimosis, es imposible exponer la cabeza del pene. La parafimosis, por el contrario, es una complicación en la que la cabeza es difícil de “cerrar”. Su estrechamiento se produce debido a la infracción del prepucio durante el coito o la masturbación.

Fimosis y parafimosis en adultos y niños

Sorokin Nikolái Ivánovich

  • Descripción de fimosis y parafimosis
  • Síntomas de fimosis y parafimosis
  • Diagnóstico de fimosis y parafimosis
  • Tratamiento de fimosis y parafimosis en niños y adultos

Descripción de fimosis y parafimosis

La fimosis en adultos persiste desde la infancia, pudiendo desarrollarse durante la pubertad, así como aparecer como consecuencia de diversas lesiones y procesos inflamatorios en los genitales. Como resultado, existe una discrepancia entre el desarrollo del prepucio y el del pene, lo que impide la apertura del glande, ya que la apertura del prepucio es más pequeña y estrecha que el tamaño del pene. Como resultado, el pene no puede atravesarlo y la apertura será dolorosa y difícil.

Hay varios tipos de fimosis.

Grado 1 – se produce durante la excitación del pene. El prepucio se separa con un esfuerzo mínimo y, en un estado de calma, el glande del pene puede abrirse sin dificultad ni dolor.

Grado 2 – durante la excitación, la cabeza no queda expuesta, pero en reposo se abre con la aplicación de una pequeña fuerza.

Grado 3 – en un estado de calma, la cabeza no está expuesta, para que se abra, es necesario hacer grandes esfuerzos.

Grado 4 – el prepucio se estrecha significativamente. Abrir el glande del pene, incluso en pequeña medida, es imposible. También hay problemas con la micción.

La parafimosis ocurre en la mayoría de los casos con un intento temprano de retraer el prepucio y liberar el glande. En adultos, también se desarrolla durante la masturbación o durante el coito. Una posible causa de parafimosis es un frenillo inelástico del prepucio (el pliegue de piel que conecta el glande y el prepucio). Hace que sea difícil abrir la cabeza y devolver los tejidos a la posición opuesta.

La enfermedad se presenta tanto en niños como en adultos.

Síntomas de fimosis y parafimosis

El síntoma principal de la fimosis es la dificultad para exponer el glande, lo que puede provocar problemas para orinar.

Durante las relaciones sexuales, pueden aparecer síntomas como desgarro del prepucio, sangrado, sensación de dolor, esfuerzo al orinar, dolor durante la erección, sensación de tensión en la piel, disminución de la potencia como resultado del estrés psicológico y sensación de dolor.

Un síntoma de parafimosis es la incapacidad de devolver el prepucio a su posición original, como resultado de lo cual puede ocurrir dolor, hinchazón y coloración azulada del órgano. Asimismo, el cierre de la cabeza puede provocar congestión linfática o venosa y alteración del sangrado arterial. La infracción de la cabeza del pene contribuye al crecimiento del edema y al aumento de la cabeza misma, como resultado, el dolor se produce incluso con el más mínimo toque. La micción suele ser difícil. Si el prepucio no vuelve a su posición original durante mucho tiempo, se desarrollan enfermedades como la isquemia, la necrosis parcial del glande o el desarrollo de gangrena.

READ
Cura para la impotencia a base de miel y nueces

Diagnóstico de fimosis y parafimosis

Al diagnosticar, se realiza un examen y palpación del órgano y se determina la gravedad de la condición del paciente. Al hacer un diagnóstico, generalmente no hay dificultades. Con una enfermedad de cuarto grado, cuando es casi imposible abrir la cabeza del pene, se envía al paciente a un examen de ultrasonido o se le recomienda tomar una radiografía.

El diagnóstico de parafimosis se establece exactamente de la misma manera, sobre la base de un examen visual del paciente.

Tratamiento de fimosis y parafimosis en niños y adultos

En la medicina moderna, existen varios signos de tratamiento para la fimosis, pero la circuncisión (circuncisión) es la más efectiva, rápida y simple. La circuncisión se puede realizar en pacientes con cualquier etapa de la enfermedad. Sin embargo, si el proceso inflamatorio está en curso o hay una fuente de infección, esta operación no es deseable. La operación en sí es simple, requiere poco tiempo, la recuperación es rápida y, una vez realizada, ya no surgirán problemas con el prepucio. Además, las operaciones se realizan en la disección del prepucio en presencia de complicaciones.

Otros métodos pueden clasificarse como no quirúrgicos. A saber: el uso de medicamentos durante algún tiempo, lo que ayuda a aliviar la hinchazón, reducir la inflamación y aumentar la elasticidad de los tejidos. Otra forma es estirar el prepucio. Este método se lleva a cabo a mano o con un dispositivo especial. Este método es ineficaz, ya que implica el autoestiramiento de la carne todos los días durante varios años. Además, este procedimiento debe realizarse durante varias horas al día, lo cual es extremadamente difícil para el paciente, rápidamente se da por vencido porque no tiene motivación y no ve cambios.

Dado que el desarrollo de la fimosis es principalmente una enfermedad genética, no se pueden recomendar medidas preventivas especiales. Los niños deberían, en principio, dedicar suficiente tiempo a la higiene. Y si aparece fimosis, debe consultar inmediatamente a un médico.

Los primeros auxilios para la fimosis consisten en aplicar frío sobre la lesión como resultado de un pellizco en la cabeza, aplicar un vendaje empapado en una solución hipertónica (cloruro de sodio; sal disuelta en agua), aplicar un vendaje elástico compresivo, aplicar anestesia local, etc. . Estas actividades no solo reducen el dolor, sino que también contribuyen a la desaparición del edema.

El tratamiento de la parafimosis puede ser conservador y operativo. Se realiza una disección longitudinal del anillo de pinzamiento (incisio) y también se puede realizar una punción de los tejidos edematosos (perforación y toma de muestra del exceso de líquido). Para evitar una nueva lesión del glande, la circuncisión se realiza después de un tiempo (usando un láser o un bisturí radioquirúrgico). El tratamiento conservador implica la reducción bimanual de la cabeza “cerrada”. Este tratamiento es bueno porque la patología se elimina sin cirugía. Con la etapa avanzada de parafimosis y la formación de gangrena, el pene debe ser amputado.

Para prevenirlo, debe consultar a un médico de manera oportuna. En este caso, el pronóstico de la enfermedad será favorable. Está prohibida la retracción forzada temprana del prepucio para evitar la aparición de la enfermedad. Se recomienda tener chequeos regulares con un médico.

Rating
( No ratings yet )
Like this post? Please share to your friends:
Leave a Reply

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: