Relación entre hipertensión y potencia

La hipertensión arterial es uno de los principales factores de riesgo de morbimortalidad cardiovascular. La hipertensión, junto con otras enfermedades crónicas muy extendidas (dislipidemia, diabetes mellitus, enfermedad mental), requiere tratamiento médico a largo plazo. En este sentido, actualmente existe un interés creciente en un indicador como la calidad de vida durante la terapia con medicamentos. Uno de los factores que influyen en la adherencia del paciente al tratamiento son los efectos secundarios de los medicamentos. Según algunos autores, cada quinto paciente con hipertensión deja de tomar medicamentos debido a sus efectos secundarios [1]. Muchos de los medicamentos antihipertensivos afectan la función sexual: alteran la libido, causan dificultad con la erección o la eyaculación en los hombres y retrasan el orgasmo en las mujeres [2]. Se ha demostrado que los diuréticos tiazídicos pueden causar disfunción eréctil y los bloqueadores beta pueden causar el debilitamiento del deseo sexual y la erección [3]. Los simpaticolíticos pueden causar disfunción eréctil y falta de eyaculación [4].

No existe información suficiente sobre la prevalencia de disfunción sexual entre los pacientes con hipertensión, y existe controversia sobre si su disfunción sexual está asociada con la hipertensión arterial (PA) o con el uso de medicamentos antihipertensivos. Al probar una nueva clase de medicamentos antihipertensivos, los antagonistas de los receptores de la angiotensina II, se descubrió que su perfil de efectos secundarios difiere del placebo [1, 5]. En un estudio de J. Caro, J. Vidal, J. Vicente et al. [6], cuyos datos se presentarán a continuación, estudiaron el efecto de la terapia antihipertensiva con losartán sobre la función sexual y la calidad de vida en hombres con hipertensión.

Entre 323 pacientes con hipertensión no controlada – PA 140/90 mm Hg. – (197 hombres, 126 mujeres) que acudieron a las clínicas fueron examinados para detectar disfunción sexual mediante un cuestionario especial (ver más abajo). 82 de 197 hombres (42,3%) fueron diagnosticados con disfunción sexual. 82 pacientes sin disfunción sexual constituyeron un grupo de control paralelo.

El estudio incluyó a 164 hombres de 30 a 65 años con hipertensión esencial (presión arterial ≥ 140/90 mm Hg durante al menos 6 meses o recibiendo terapia antihipertensiva). Los criterios de exclusión fueron:

• forma secundaria o maligna de hipertensión;

• presión arterial sistólica i 179 mm Hg. o presión arterial diastólica i 109 mm Hg;

• tratamiento con dos o más medicamentos antihipertensivos, psicotrópicos o cualquier otro medicamento que afecte la esfera sexual;

• disfunción sexual severa, adicción a las drogas, alcoholismo o alergia a losartan en la historia;

• comorbilidades graves (diabetes mellitus, enfermedad mental, patología orgánica grave, etc.).

El estudio incluyó 5 visitas (semanas 0, 4, 8, 12 y 13). Después de un período de entrada de 7 días (en aquellos que toman bloqueadores beta – 15 días), durante el cual los pacientes recibieron un placebo y completaron un cuestionario, a los pacientes se les prescribió losartán en una dosis de 50 mg / día. Si no se lograba un control adecuado de la PA en 4 semanas, la dosis de losartán se ajustaba a 100 mg/día.

READ
Tratamiento farmacológico del adenoma de próstata

Se realizaron cuestionarios antes y después de la finalización del tratamiento. La encuesta fue anónima, los cuestionarios incompletos fueron excluidos del análisis. La fiabilidad y reproducibilidad de los datos de este cuestionario se demostró en un estudio anterior [7]. Los resultados del tratamiento se analizaron en función de las respuestas a 5 preguntas clave de 14. Las preguntas abarcaron características sociodemográficas (edad, género, estado civil y nivel educativo), anamnesis (prescripción de hipertensión arterial, patología cardiovascular). Problemas clave relacionados con la disfunción sexual: disminución de la libido, disfunción eréctil (impotencia), orgasmo/eyaculación retrasados ​​o ausentes, disminución de la satisfacción sexual general. El diagnóstico de disfunción sexual se realizó con una respuesta positiva a cualquiera de las 5 preguntas clave. La frecuencia de las relaciones sexuales se calificó como alta (al menos una vez por semana), moderada (cada 1 días), baja (una vez al mes) y muy baja (menos de una vez al mes).

Las características de los pacientes de los grupos principal (con presencia de disfunción sexual) y control (sin disfunción sexual) se presentan en la Tabla. 1. Los grupos eran comparables en cuanto a edad, estado civil, nivel educativo y duración del tratamiento antihipertensivo. Los niveles medios de presión arterial sistólica y diastólica al inicio del estudio no difirieron en pacientes con o sin disfunción sexual: 153±12/89±8 mm Hg. y 155±13/89±8 mmHg, respectivamente (P > 0,05).

Las características de los pacientes de los grupos principal (con presencia de disfunción sexual) y control (sin disfunción sexual) se presentan en la Tabla. 1. Los grupos eran comparables en cuanto a edad, estado civil, nivel educativo y duración del tratamiento antihipertensivo. Los niveles medios de presión arterial sistólica y diastólica al inicio del estudio no difirieron en pacientes con o sin disfunción sexual: 153±12/89±8 mm Hg. y 155±13/89±8 mmHg, respectivamente (P > 0,05).

Antes del inicio del estudio, el 49 % de 164 pacientes recibían inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ECA), el 10 % eran diuréticos, el 13 % eran bloqueadores alfa o bloqueadores beta y el 17 % restante eran bloqueadores de los canales de calcio. Ninguno recibió tratamiento antihipertensivo combinado. En mesa. 2 muestra la terapia farmacológica inicial en los grupos principal (en presencia de disfunción sexual) y de control.

Después de 12 semanas de tratamiento, la disminución de la presión arterial fue la misma en el grupo con disfunción sexual (al nivel de 139±7/83±5 mmHg) y en el grupo control (141±10/81±6 mmHg), P > 0,05. El control de la presión arterial sistólica (J140 mm Hg) se logró en el 46% de 82 pacientes con disfunción sexual y la presión arterial diastólica (J90 mm Hg) en el 85%. En el grupo sin disfunción sexual, los niveles objetivo de presión arterial sistólica y diastólica se alcanzaron en el 46 % y el 94 % de los pacientes, respectivamente. La titulación de la dosis de losartán hasta 100 mg por día para alcanzar el objetivo de PA requirió el 78% de los pacientes en el grupo con disfunción sexual y el 75% en el grupo sin disfunción sexual (P> 0,05).

READ
Correr y su efecto sobre la potencia

De 82 pacientes con disfunción sexual, 70 (86,4%) asociaron la disfunción sexual con el uso de fármacos antihipertensivos. La edad, el nivel educativo, la presión arterial sistólica y diastólica, la clase de fármaco antihipertensivo utilizado y la duración de la terapia antihipertensiva no se correlacionaron con la disfunción sexual (P > 0,05).

La terapia con antagonistas de la angiotensina II se ha asociado con un aumento significativo en la satisfacción sexual general. Después de 12 semanas de tratamiento con losartán, la frecuencia de satisfacción sexual en pacientes con disfunción sexual aumentó del 7,3 % al 58,1 % (P < 0,001). La proporción de pacientes con alta frecuencia de actividad sexual aumentó del 40,5% al ​​62,3%, mientras que el número de pacientes con baja o muy baja actividad sexual disminuyó significativamente (P = 0,001).

La disfunción eréctil se observó en el 75,3% de los pacientes antes del tratamiento. Después de 12 semanas de tratamiento con losartán, ocurrió en el 11,8% de los pacientes. La mejora en otros indicadores de la función sexual (libido, eyaculación, orgasmo) se produjo en el 24,7% de los casos. La dinámica de la función sexual no dependió de la edad, la educación, el estado civil, el nivel de presión arterial y la duración de la terapia antihipertensiva. La calidad de vida después del cambio de fármaco mejoró en el 73,7% de los hombres, en el 25,5% se mantuvo sin cambios y solo en el 0,8% empeoró.

En el grupo control (sin disfunción sexual), la administración de losartán no provocó cambios en la función eréctil, satisfacción sexual, actividad sexual y calidad de vida (P> 0,05).

La actividad sexual masculina refleja un equilibrio dinámico entre las fuerzas excitadoras e inhibidoras. Cualquier violación en el sistema de mecanismos periféricos y centrales que regulan la erección tiene un efecto claro en la función sexual. Tanto la presión arterial alta como el tratamiento antihipertensivo pueden provocar disfunción sexual [2]. Datos de un estudio de J. Caro, J. Vidal, J. Vicente et al. [6] indican que la frecuencia de trastornos sexuales asociados al uso de fármacos antihipertensivos alcanza el 86,4%. El estudio mostró un aumento significativo en la satisfacción sexual y una disminución en la disfunción eréctil con el tratamiento con losartán. El tratamiento con losartán controla eficazmente la presión arterial y es bien tolerado [8]. Dado que la disfunción sexual tiene un origen multifactorial, se excluyeron del estudio los pacientes con enfermedades crónicas y los que tomaban ansiolíticos, esteroides y antidepresivos. Un estudio de J. Caro, J. Vidal, J. Vicente et al. mostró por primera vez una mejora en el rendimiento sexual y la satisfacción con un tratamiento relativamente corto con un antagonista del receptor de la angiotensina II.

READ
Prostatitis crónica abacteriana: sus síntomas y tratamiento

Los hallazgos de este estudio refuerzan la sugerencia de que la impotencia puede ser una parte integral del síndrome metabólico, así como una consecuencia de la terapia antihipertensiva. La disfunción eréctil en la hipertensión puede ser un indicador temprano del desarrollo de patología vascular o de un desequilibrio en la regulación de la función vascular. Hasta el momento, no hay consenso sobre la prevalencia de la disfunción eréctil entre los pacientes con hipertensión no tratados. Ocurrió en el 10-19,3% de los casos, variando entre estudios [9,10], lo que puede deberse a diferentes métodos de evaluación, terapia concomitante, edad y características socioeconómicas de los pacientes.

Aunque generalmente se acepta que la disfunción eréctil se asocia principalmente con diuréticos y bloqueadores beta, en el estudio en discusión, no se encontró que la disfunción eréctil estuviera asociada con la clase de fármaco antihipertensivo utilizado. Esto puede deberse al pequeño tamaño de la muestra. La patología vascular puede ser una causa no reconocida de impotencia en pacientes hipertensos. La angiotensina II modula la actividad eréctil al regular el tono vascular del pene o al modular las señales neurogénicas de la médula espinal o el cerebro [11]. La mejora de la función eréctil durante el tratamiento con losartán confirma la implicación de la angiotensina II en la patogenia de este trastorno y abre un nuevo campo de investigación sobre los mecanismos de la disfunción sexual en la hipertensión.

Todavía no hay suficiente información sobre el efecto de la terapia antihipertensiva sobre la satisfacción y la actividad sexual. La mayoría de los sujetos asociaron la disfunción eréctil con el inicio de la terapia antihipertensiva. Sin embargo, no se puede probar que este efecto secundario sea causado por el tratamiento hasta que se haya realizado un estudio doble ciego. Losartán tuvo un efecto favorable tanto en la satisfacción sexual como en la actividad sexual (frecuencia). Esta mejora puede deberse en parte a la buena tolerabilidad de los antagonistas de los receptores de angiotensina II y la ausencia de efectos adversos significativos [8]. Por otro lado, un aumento de la satisfacción sexual puede deberse al efecto del losartán sobre el sistema nervioso central (losartán penetra la barrera hematoencefálica y es capaz de mejorar las funciones cognitivas) [12].

READ
De qué es responsable la hormona masculina testosterona?

Dado el impacto negativo de la terapia antihipertensiva convencional sobre la función eréctil, no se puede descartar que su mejoría con el uso de losartán se asocie a un perfil muy favorable de esta clase de fármacos antihipertensivos en comparación con los fármacos utilizados anteriormente. De hecho, los diuréticos y los bloqueadores beta (medicamentos que con mayor frecuencia causan disfunción sexual en pacientes hipertensos) [13] los usaban antes del inicio del estudio el 29% de los pacientes. En un estudio de J. Caro, J. Vidal, J. Vicente et al. la frecuencia de la disfunción eréctil no dependía de la clase de fármaco antihipertensivo. Es importante señalar que la opinión sobre el menor efecto de los inhibidores de la ECA y los bloqueadores de calcio sobre la función sexual [3,4] sigue siendo controvertida: estos datos no han sido confirmados en otros estudios [14]. Además, en el estudio TOMHS, la incidencia de disfunción sexual después de 24 y 48 meses de tratamiento no difirió entre los tratados con acebutolol, amlodipina, clortalidona, doxazosina y enalapril [10].

Se asumió que la disfunción eréctil puede estar asociada directamente con una disminución de la presión arterial. La disminución de la presión arterial fue comparable en los grupos principal y de control, mientras que la mejora de la función eréctil se produjo solo en el grupo de losartán. Estos datos indican que una disminución de la presión arterial no es la causa de la disfunción sexual en pacientes hipertensos.

Entonces, la disfunción sexual es un síntoma común en la hipertensión. El tratamiento con losartán mejora la función eréctil, aumenta la satisfacción sexual y la actividad sexual. Uno de los principales factores que reducen la adherencia del paciente al tratamiento son los efectos secundarios de los fármacos, y el losartán es una alternativa eficaz a los fármacos antihipertensivos utilizados anteriormente que puede mejorar la función sexual y la calidad de vida. Desde el estudio de J. Caro, J. Vidal, J. Vicente et al. se realizó en una muestra no aleatoria, entonces sus resultados deben extrapolarse a toda la población con cautela, y el problema de la disfunción sexual en pacientes hipertensos necesita más estudio.

READ
Por qué hay una erección corta?

1. Williams GH Evaluación del bienestar del paciente: nuevas perspectivas sobre la calidad de vida y el cumplimiento.// Am J Hypertens, 1998; 11:186–91.

2. Croog SH, Levine S., Sudilovsky A., et al. Síntomas sexuales en pacientes hipertensos. Un ensayo clínico de medicamentos antihipertensivos.// Arch Intern Med, 1988;148: 788–94.

3. Rosen RC, Kostis JB, Jekelis A., et al. Secuelas sexuales de los efectos del tratamiento con medicamentos antihipertensivos en el autoinforme y las medidas fisiológicas en hombres hipertensos de mediana edad.// Arch Sex Behav, 1994; 23:135–52.

4. Kroner BA, Mulligan T., Briggs GC Efecto de los medicamentos cardiovasculares recetados con frecuencia sobre la función sexual: un estudio piloto.// Ann Pharmacother, 1993; 27:1329–32.

5. Conlin PR, Spence JD, Williams B., et al. Antagonistas de la angiotensina II para la hipertensión: ¿Existen diferencias en la eficacia? // Am J Hypertens, 2000;13: 418–26.

6. Caro J., Vidal J., Vicente J. et al. Disfunción sexual en pacientes hipertensos tratados con losartán. // J Med Sci, 2001; 321:336–41.

7. Benett AE, Ritchie K. Cuestionarios en medicina: una guía para su diseño y uso. Nueva York: Oxford University Press, 1975.

8. Moore MA, Edelman JM, Gazdick LP, et al. La elección de la medicación antihipertensiva inicial puede influir en la medida en que los pacientes permanecen en la terapia: un estudio comunitario de la tolerabilidad y la eficacia de un régimen basado en losartán frente a la atención habitual.// High Blood Pressure, 1998; 7:156–7.

9. Oaks W., Moyer JH Sexo e hipertensión. // Med Aspects Hum Sex, 1972; 6:128.

10. Grimm RH, Grandits GA, Prineas RJ, et al. Efectos a largo plazo sobre la función sexual de cinco medicamentos antihipertensivos y tratamiento higiénico nutricional en hombres y mujeres hipertensos: estudio del tratamiento de la hipertensión leve (TOMHS). // Hipertensión, 1997; 29:8–14.

11. Kifor I., Williams GH, Vickers MA, et al. Angiotensina II tisular como modulador de la función eréctil. I. Contenido, secreción y efectos del péptido angiotensina en el cuerpo cavernoso.// J Urol, 1997; 157: 1920–5.

12. Tedesco MA, Ratti G., Mennella S., et al. Comparación de losartán e hidroclorotiazida sobre la función cognitiva y la calidad de vida en pacientes hipertensos.// Am J Hypertens, 1999; 12:1130–4.

13. Rosen RC, Kostis JB, Jekelis AW Efectos de los bloqueadores beta sobre la función sexual en hombres normales.// Arch Sex Behav, 1988; 17:241–55.

14. Steiner SS, Friedhoff AJ, Wilson BL, et al. Terapia antihipertensiva y calidad de vida: una comparación de atenolol, captopril, enalapril y propranolol.// J Hum Hypertens, 1990; 4:217–25.

Rating
( No ratings yet )
Like this post? Please share to your friends:
Leave a Reply

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: