Un testículo es más grande que el otro: causas y tratamiento

La hidropesía del testículo (hidrocele) es una enfermedad en la que un niño acumula líquido en las membranas del escroto. Como resultado, el escroto aumenta de tamaño, aparece una hinchazón en la ingle. A menudo, la patología se acompaña de una hernia inguinal.

La enfermedad congénita se diagnostica en el 8-10% de los bebés en el primer año de vida. La variedad adquirida ocurre en el 1% de los casos en la edad adulta. Del número total de casos, 7-10% de los niños tienen un hidrocele bilateral.

Clasificación de la enfermedad

El hidrocele puede ser aislado y comunicante:

  • Hidrocele comunicante es un tipo congénito de patología y se observa en recién nacidos. Se caracteriza por la presencia de un conducto entre la cavidad abdominal y el escroto. En este caso, existe libre circulación de líquido peritoneal y su acumulación en grandes cantidades en el escroto. Tal hidropesía puede aislarse.
  • aislado – El líquido peritoneal no se forma en la cavidad abdominal, sino directamente en el escroto. Muy a menudo, la enfermedad es unilateral.

La enfermedad se divide en congénita y adquirida. La apariencia congénita hasta 1-1,5 años se considera fisiológica y, a menudo, desaparece por sí sola sin intervención médica. La hidropesía adquirida es el resultado de un traumatismo, infecciones pasadas, etc.

Según el mecanismo de desarrollo, se distinguen hidrocele primario y secundario. El primario está asociado con las características anatómicas del cuerpo del niño. La hidropesía secundaria ocurre debido a otra enfermedad, condición o lesión.

Causas de la enfermedad

Hidropesía adquirida:

  • trauma
  • hinchazón
  • inflamacion
  • complicación de diversas enfermedades;
  • infección transferida;
  • enfermedades vasculares y cardíacas graves;
  • el resultado de una intervención quirúrgica fallida;
  • realizar diálisis peritoneal;
  • torsión testicular;
  • alteraciones en el funcionamiento del sistema linfático, lo que resulta en un exceso de linfa que se acumula en las membranas de los testículos.

Hidrocele congénito:

  • lesión de nacimiento;
  • patología durante el embarazo;
  • prematuridad
  • anomalías en el desarrollo del bebé;
  • infección transmitida por la futura madre durante el embarazo;
  • defectos de la pared abdominal;
  • la amenaza de aborto involuntario;
  • la ubicación de los testículos fuera del escroto;
  • hipospadias (malformación del pene);
  • no cierre del proceso vaginal.

Causas de hidropesía aislada:

  • Anomalías en la fusión del revestimiento interno de los testículos. Normalmente, debería convertirse en un tejido conectivo que no puede producir líquido. Si la infección se produce de forma incorrecta, desaparece el espacio entre la cavidad abdominal y el escroto. Sin embargo, el revestimiento interno del testículo puede producir líquido, al igual que el peritoneo. El líquido no puede drenar hacia la cavidad abdominal y se acumula en el escroto.

Causas del hidrocele comunicante:

  • Característica anatómica del desarrollo del escroto, en el que el canal entre la cavidad abdominal y el escroto no crece. Como resultado, el líquido circula hacia el escroto.

hidrocele primario aparece sin patología concomitante y es el resultado de características estructurales del cuerpo. hidropesía secundaria Se desarrolla debido a infección, traumatismo, alteración de la reabsorción y filtración del líquido producido por la membrana vaginal. Tales patologías suelen ser causadas por torsión testicular, tumores de los apéndices y testículos, complicaciones de influenza, SARS, parotiditis e intervención quirúrgica por una hernia.

La aparición de hidropesía contribuye al aumento de la presión intraabdominal. En la primera infancia, ocurre en el contexto de cólicos, estreñimiento, llanto. En niños mayores: al levantar pesas, esfuerzo físico, tos severa, esfuerzo durante las defecaciones.

Síntomas y signos de hidrocele

Por lo general, los padres descubren esta enfermedad al examinar a un niño. Notan un aumento del escroto en ambos lados o en un lado. El volumen puede variar, dependiendo de la posición del cuerpo.

la enfermedad pasa generalmente sin dolor o inflamación. Sin embargo, cuando la hidropesía está infectada, la temperatura corporal puede aumentar, la piel puede enrojecerse y puede haber malestar general. A veces los niños tienen dificultad para orinar. Un niño mayor puede quejarse de incomodidad al caminar, sensación de pesadez y plenitud. A menudo, la hidropesía se acompaña de hernias inguinales y abdominales. Fuente:
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12378019
Han CH, Kang SH
Anomalías del epidídimo asociadas con el proceso vaginal permeable en hidrocele y criptorquidia // J Korean Med Sci. 2002 octubre; 17 (5): 660-2

READ
Síntomas de cirrosis hepática en hombres en diferentes etapas.

En casos avanzados, se pueden acumular varios litros de agua en el escroto. Con una forma comunicante de patología, el tamaño del escroto puede cambiar durante el día. Después de una noche de sueño, el líquido drena hacia la cavidad abdominal, por lo que los testículos se encogen. Por la noche, regresa y el escroto se agranda al máximo. La hidropesía aislada no se acompaña de cambios en el tamaño del escroto.

Los niños pequeños no pueden hablar de sus sentimientos. El llanto sin motivo, el comportamiento nervioso e inquieto pueden hablar de malestar. Los niños mayores en las etapas iniciales se quejan de incomodidad y luego, de un dolor sordo o tirante. Los niños mayores de 8 años pueden quejarse de que el escroto ha cambiado su estructura: se ha vuelto denso, no hay forma de sentir el testículo.

Métodos para diagnosticar la enfermedad.

Un niño con tal problema debe ser llevado a un urólogo pediátrico. En la consulta inicial, el médico recopila una anamnesis de la vida del niño, información sobre el curso del embarazo de su madre. Luego examina al niño en posición prona y erguida. Esto permite distinguir la hidropesía comunicante de la hidropesía aislada. Después de eso, un pequeño paciente debe someterse a un examen, que consiste en los siguientes procedimientos:

  • Diafanoscopia: transiluminación del escroto con una lámpara especial. Si la enfermedad no es complicada, las membranas testiculares tienen un color uniforme.
  • Ultrasonido del área de la ingle, que le permite ver la presencia de un tipo de enfermedad comunicante, determinar la cantidad exacta de líquido, excluir tumores y otras enfermedades del escroto.
  • Biopsia del escroto – indicada en caso de duda en el diagnóstico. Con su ayuda, la estructura del área seleccionada se estudia a nivel celular, se detectan procesos malignos o formaciones benignas.
  • Conteo sanguíneo completo: permite excluir infección, inflamación.

¿Cómo tratar la hidropesía del testículo? Métodos operativos y conservadores.

Si un niño necesita cirugía depende de la forma del hidrocele testicular. Si la patología es congénita, generalmente se eligen tácticas expectantes bajo la supervisión de un médico. En el 80-85% de los casos, la enfermedad desaparece por sí sola en el primer año y medio de vida.

Para forma aguda hidrocele tratar la enfermedad subyacente que causó la hidropesía. En una variedad tensa de la enfermedad, se hace una punción y se extrae el líquido, pero esto solo proporciona un alivio temporal, porque debe eliminarse la causa de la acumulación de agua. Fuente:
AV. Grinev, S. I. Nikolaev, V. E. Serdyutsky, D. S. Efremenkov
Nuevas tecnologías en el tratamiento del hidrocele en adultos y niños // Boletín de la Academia Estatal de Medicina de Smolensk, 2003, No. 5

Tratamiento sin cirugía: guías clínicas

Una operación para eliminar la hidropesía del testículo es la única forma de eliminar esta patología en un niño. Los médicos advierten que los remedios populares y los suplementos dietéticos pueden tener un efecto impredecible. Solo aquellos niños que se han recuperado para cuando alcanzan el año y medio de edad pueden prescindir de la cirugía.

READ
Cómo identificar y tratar el herpes en el pene?

Por supuesto, muchos padres temen que el niño permanezca infértil debido a la presencia de dicha enfermedad. Sí, el sobrecalentamiento de los testículos puede alterar su función hormonal y disminuir la calidad del esperma. Sin embargo, en la primera infancia (hasta los 3 años) esto no es crítico, porque todos los sistemas del cuerpo aún se están formando y comienzan a funcionar correctamente. Si el médico sugiere vigilar al niño y no operarlo todavía, no se asuste, porque es una práctica común.

¿Cuándo es necesaria la cirugía y cómo funciona?

Cuando aparece hidropesía aguda en el contexto de otra enfermedad o lesión, se realiza una operación. Además, la cirugía está indicada cuando la punción falla y se sigue acumulando líquido. Para el tratamiento de niños, se realizan cuatro operaciones diferentes: Lord, Ross, Winckelmann y Bergman.

Operación Bergman

Indicado con acumulación a gran escala de líquido en el escroto. Se supone una escisión completa de la membrana vaginal, extracción de linfa con una jeringa y sutura de las membranas escrotales. En la primera infancia, tal operación no se realiza porque es necesario que los testículos estén completamente formados.

Muy a menudo, con un hidrocele en niños, se realizan operaciones de Ross y Winkelmann.

Operación Ross

Se hace una pequeña incisión en la ingle ya través de ella se sutura un canal entre el escroto y la cavidad abdominal. La operación de Ross está indicada para un hidrocele congénito comunicante. El procedimiento dura unos 30 minutos, se utiliza anestesia general. Después de la cirugía por hidropesía del testículo, se recomienda a los niños que limiten la actividad física y que no mojen la herida quirúrgica. Los puntos se retiran después de 1-2 semanas.

Operación Winckelmann

Tal operación se realiza si la enfermedad es provocada por el hecho de que el sistema linfático produce un exceso de linfa, que desborda la membrana testicular. Se hace una incisión en la parte frontal del escroto. Se extrae el testículo, se extrae la linfa a través de la membrana diseccionada. En este caso, el caparazón se gira del revés y se cose en esta posición. Como resultado, el exceso de linfa ya no se forma, se absorbe en el tejido conectivo.

Pronóstico de la enfermedad

El hidrocele en los niños es fácilmente tratable. El 98% de las cirugías se completan sin complicaciones. Si la intervención quirúrgica se lleva a cabo correctamente, luego de ella no hay recaídas.

Métodos de prevención

Se deben tomar medidas para prevenir la inflamación del escroto. Los padres deben examinar regularmente los genitales del niño y consultar inmediatamente a un médico si se encuentra hinchazón. Aquellos niños que tengan una enfermedad congénita deben ser observados periódicamente por un urólogo pediátrico.

Fuentes:

  1. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12378019 Han CH, Kang SH. Epididymal anomalies associated with patent processus vaginalis in hydrocele and cryptorchidism // J Korean Med Sci. 2002 Oct;17(5):660-2.
  2. AV. Grinev, S. I. Nikolaev, V. E. Serdyutsky, D. S. Efremenkov. Nuevas tecnologías en el tratamiento del hidrocele en adultos y niños // Boletín de la Academia Estatal de Medicina de Smolensk, 2003, No. 5.

La información de este artículo se proporciona con fines de referencia y no reemplaza el consejo de un profesional calificado. ¡No te automediques! Ante los primeros signos de la enfermedad, debe consultar a un médico.

Testículo hidropesado en un niño

Testículos hidropesados ​​en niños – acumulación de líquido seroso producido por la membrana vaginal del testículo, entre sus láminas. La hidropesía del testículo en los niños se acompaña de un aumento del tamaño del escroto en uno o ambos lados, a veces con dificultad para orinar. El diagnóstico de hidrocele en niños lo realiza un cirujano pediátrico o un urólogo, incluye examen y palpación del escroto, diafanoscopia, ultrasonido del escroto. Con hidropesía del testículo en niños, se puede utilizar un manejo expectante, se puede realizar una punción de hidrocele o un tratamiento quirúrgico.

READ
Medicamento antihipertensivo Prazosin: instrucciones de uso

Testículo hidropesado en un niño

Visión de conjunto

La hidropesía del testículo en los niños (hidropesía de los testículos, hidrocele) es una patología congénita o adquirida, acompañada de la acumulación de líquido alrededor del testículo en la cavidad del escroto, lo que conduce a un aumento en la mitad correspondiente. El hidrocele congénito ocurre en el 8-10% de los niños en el primer año de vida; El hidrocele adquirido se diagnostica en el 1% de los hombres maduros. En el 7-10% de los casos, se detecta hidropesía bilateral. La hidropesía del testículo en un niño suele ir acompañada de una hernia inguinal. En cirugía pediátrica y urología pediátrica son bastante frecuentes otras anomalías del escroto: funiculocele (hidropesía del cordón espermático) y linfocele (acumulación de linfa en las membranas testiculares).

Testículo hidropesado en un niño

Causas de hidrocele en niños

El hidrocele congénito en los niños es causado por trastornos embriológicos. Aproximadamente en la semana 28 de desarrollo intrauterino, el testículo desciende a través del canal inguinal hacia el escroto, junto con él, el proceso vaginal del peritoneo también se mueve hacia el escroto. Más tarde, se produce la obliteración de la parte proximal del proceso del peritoneo y la membrana vaginal del testículo se forma a partir de la parte distal.

Si en el momento del nacimiento el proceso vaginal del peritoneo no crece demasiado, esto conduce a la presencia de una comunicación residual entre el escroto y la cavidad abdominal, el flujo y la acumulación de líquido peritoneal en la cavidad escrotal. Además, la membrana interna del proceso del peritoneo en sí puede producir líquido, lo que lleva al desarrollo de hidrocele en los niños. El proceso del peritoneo permanece abierto en el 80% de los niños recién nacidos, pero en la mayoría de los casos se cura por sí solo en 1,5 años.

El no cierre del proceso vaginal y la formación de hidropesía del testículo en niños menores de 3 años se ven facilitados por el curso patológico del embarazo en la madre (amenaza de aborto espontáneo), traumatismo del parto, prematuridad, criptorquidia, hipospadias, así como afecciones acompañadas de un aumento constante de la presión intraabdominal: defectos de la pared abdominal, ascitis, derivaciones ventriculoperitoneales, diálisis peritoneal, etc.

En niños mayores de 3 años, el hidrocele suele ser secundario. El hidrocele reactivo se asocia con una violación de los procesos de filtración y reabsorción de líquido producido por la membrana vaginal de los testículos. Dichos trastornos pueden ser causados ​​​​por torsión testicular, traumatismo en el escroto, enfermedades inflamatorias (orquitis, epididimitis, etc.), tumores del testículo y su epidídimo.

En casos raros, la hidropesía aguda del testículo en los niños puede ser una complicación del SARS, la influenza, las paperas y otras infecciones infantiles. Además, el hidrocele adquirido en los niños puede desarrollarse como una complicación posoperatoria después de la reparación de una hernia o una cirugía por varicocele (varicocelectomía).

Clasificación de hidrocele en niños

Por lo tanto, las razones discutidas anteriormente permiten distinguir entre hidrocele idiopático primario (congénito) y reactivo secundario (adquirido) en niños.

En caso de violación del cierre del proceso vaginal y la comunicación de la cavidad del testículo con la cavidad abdominal, hablan de hidropesía comunicante del testículo en los niños. En este caso, el líquido peritoneal circula libremente y se acumula en el escroto en grandes cantidades. Si el proceso vaginal resulta ser ciego y el hidrocele está aislado, en forma de un pequeño quiste, tal hidropesía del testículo en los niños se considera no comunicante. La hidropesía comunicante del testículo en los niños puede transformarse en una aislada, por ejemplo, cuando la luz del proceso peritoneal se cierra desde el interior con un epiplón.

READ
Características del uso de alumbre quemado del sudor.

Teniendo en cuenta la presión del líquido en la cavidad del hidrocele, se distinguen los hidroceles tensos y sin tensión en los niños. Un hidrocele tenso casi siempre no se comunica; en este caso, el liquido de la cavidad hidrópica está bajo presión, porque acumulándose, no puede salir del escroto. Con la hidropesía no tensionada del testículo en los niños, la presión en la cavidad no aumenta: la mayoría de las veces esto sucede con una variante comunicante del hidrocele.

La hidropesía congénita del testículo en un niño de hasta 1-1,5 años se considera fisiológica; más a menudo desaparece por sí solo sin ninguna intervención. La naturaleza del curso del hidrocele en los niños puede ser aguda o recurrente, crónica. Dependiendo de la localización, la hidropesía de uno y dos lados del testículo ocurre en los niños.

Síntomas de hidrocele en niños

Por lo general, los padres descubren signos de hidropesía de los testículos en los niños durante los procedimientos de higiene. A veces, un cirujano pediátrico detecta un hidrocele durante un examen preventivo de un niño.

Con hidropesía del testículo en niños, hay un aumento en el tamaño del escroto en uno o ambos lados. En el caso de un hidrocele comunicante, el agrandamiento del escroto es transitorio; con aislado: un aumento en el escroto se produce gradualmente. El tamaño del escroto con hidropesía del testículo en los niños puede alcanzar un huevo de gallina y, en casos avanzados, la cabeza de un niño.

La hidropesía comunicante del testículo en los niños puede tener un tamaño y una tensión diferentes durante el día: la hinchazón del escroto alcanza su mayor tamaño durante el día, cuando el niño se mueve; por la noche, en decúbito supino, el tumor puede desaparecer debido al vaciado del contenido del saco hidropesado en la cavidad abdominal.

La hidropesía del testículo en los niños, por regla general, se desarrolla sin dolor y sin signos de inflamación. Con la infección secundaria del hidrocele, pueden aparecer dolor, enrojecimiento del escroto, escalofríos, fiebre y vómitos. Con un gran volumen de líquido acumulado en los niños, la micción puede ser difícil y se puede desarrollar una retención urinaria aguda. Los niños mayores notan sensaciones desagradables de estallido, pesadez en el área de la ingle y molestias al caminar.

En los niños que tienen un proceso vaginal muy abierto del peritoneo, junto con hidropesía del testículo, se pueden desarrollar hernias oblicuas inguinales o inguinales-escrotales.

Diagnóstico de hidrocele en niños

Si un niño tiene hinchazón en el escroto, los padres deben comunicarse de inmediato con un cirujano pediátrico o un urólogo pediátrico. Durante la consulta, el especialista examinará y palpará el escroto.

El examen del escroto se realiza de pie y acostado. Esta técnica de diagnóstico se utiliza para determinar la forma de hidrocele en niños (comunicante o no comunicante con la cavidad abdominal). En el caso de que el tamaño del hidrocele disminuya en la posición supina, se debe pensar en la comunicación de la cavidad hidropésica con la cavidad abdominal. También a favor de la hidropesía comunicante de los testículos está el aumento del tamaño del hidrocele al toser, es decir, con un aumento de la presión intraabdominal. La palpación de la hidropesía del testículo en los niños se define como un sello en forma de pera, con su parte superior mirando hacia el canal inguinal.

READ
Duovit para hombres: resumen y reseñas

Una prueba no invasiva para diagnosticar la hidropesía del testículo en los niños es la diafanoscopia del escroto, un estudio de los tejidos con luz transmitida (transiluminación). En el proceso de diafanoscopia en el escroto, no solo se puede detectar un líquido que transmite la luz de manera uniforme, sino también un epiplón o parte del intestino con una hernia inguinal-escrotal que lo acompaña, lo que retrasará la luz.

Con la ayuda de la ecografía del escroto y los canales inguinales, se confirma el diagnóstico de hidrocele en los niños, se excluye una patología más grave (cáncer testicular, inflamación o torsión del testículo o su epidídimo). Además, la ecografía escrotal es muy sensible para determinar el tipo de hidrocele en los niños (comunicantes o no comunicantes). Además del estudio principal, es recomendable realizar una ecografía de los vasos escrotales.

El diagnóstico diferencial se realiza entre la hidropesía del testículo y los niños y otras enfermedades del escroto: torsión testicular, hernia estrangulada, espermatocele, quiste epididimario.

Tratamiento del hidrocele en niños

En niños menores de 1 año con hidropesía congénita no tensionada del testículo en pediatría, se acostumbra a adherirse a tácticas expectantes y observación dinámica. En la mayoría de los casos, dicho hidrocele no requiere intervención médica y se resuelve por sí solo a medida que se oblitera el proceso peritoneal.

Con hidropesía reactiva del testículo en niños, es necesario el tratamiento de la enfermedad subyacente. La hidropesía tensa de los testículos en los niños requiere una punción de hidrocele y la extracción de líquido de las membranas testiculares. Sin embargo, en este caso, existe una alta probabilidad de reacumulación de líquido en el escroto y la necesidad de punciones repetidas.

Se recomienda el tratamiento quirúrgico del hidrocele congénito a la edad de 1,5 a 2 años; postraumático – después de 3-6 meses. después de la lesión El tratamiento quirúrgico en niños menores de 2 años está indicado para la combinación de hidrocele con hernia inguinal; hidrocele tenso recurrente de rápido crecimiento; infección por hidrocele.

Con hidrocele no comunicante en niños, se realizan operaciones de Winckelmann, Lord o Bergman (en niños mayores de 12 años). En el caso de la comunicación de la hidropesía del testículo con la cavidad abdominal, se realiza la operación de Ross (ligadura del proceso peritoneal y formación de un tracto de salida del líquido hidropesado). Las recaídas de hidrocele en niños ocurren en 0,5-6% de los casos, más a menudo en la adolescencia.

Pronóstico y prevención de hidrocele en niños.

El hidrocele fisiológico en los niños no es peligroso y en el 80% de los niños se resuelve solo durante el primer año de vida. El cumplimiento de los términos del tratamiento quirúrgico y la realización técnicamente competente de la operación le permiten deshacerse radicalmente del hidrocele y evitar complicaciones.

El hidrocele crónico en el futuro puede causar espermatogénesis alterada e infertilidad masculina, ya que los testículos son extremadamente sensibles al más mínimo cambio en la temperatura ambiente y pueden funcionar normalmente solo en un rango de temperatura pequeño. Además, un hidrocele tenso puede provocar una alteración de la circulación sanguínea en el testículo y su posterior atrofia. Con hidropesía del testículo en niños, puede ocurrir compresión o infracción de la hernia acompañante.

La prevención de la hidropesía del testículo en los niños es principalmente para prevenir enfermedades inflamatorias y lesiones del escroto. Es necesario que los padres examinen regularmente los genitales del niño y se comuniquen de inmediato con el pediatra y el cirujano pediátrico si se encuentra hinchazón en el escroto. Los niños con hidropesía congénita de los testículos deben ser observados por un urólogo-andrólogo pediátrico.

Rating
( No ratings yet )
Like this post? Please share to your friends:
Leave a Reply

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: